POLÍTICA

Red Uno Digital.- Eduardo Mérida, alcalde suspendido de Quillacollo, salió de la clínica “San Vicente” enmanillado y con custodios rumbo a la carceleta de Arani para continuar con su detención preventiva, tras estar dos días internado por una descompensación en su nivel de azúcar como consecuencia de la diabetes que padece, todo esto desatado por el estrés que atraviesa la autoridad.

También te puede interesar: Mérida pasó su primera noche detenido en la cárcel de Arani

El 15 de octubre Mérida fue enviado con detención preventiva por la jueza Sonia Zabala, acusado por la falsificación de su certificado de libreta militar. Por determinación  oficial no tiene permitido dirigirse a los medios de prensa.

“Tenía que estar internado 5 días, tiene el azúcar de 126, cuando lo normal es de 70 a 80. Mérida aseguró que seguirá luchando por devolver la democracia y dignidad al pueblo de Quillacollo” declaró Cristian Castellón, simpatizante del edil suspendido.

Con respecto a la detención en Arani los abogados ya presentaron los recursos correspondientes hasta buscar su libertad.

 

Compártelo en redes sociales