POLÍTICA

Red Uno Bolivia.- Este lunes tras ocho días de caminata, llegaron los cocaleros de los Yungas a La Paz con el recibimiento y respaldo de los estudiantes de la Universidad Pública de El Alto (UPEA) y de gremialistas en rechazo a las tareas de erradicación que resultaron con dos cocaleros asesinados, varios heridos y dirigentes detenidos, entre ellos el presidente de la Asociación Departamental de Productores de hoja de Coca (Adepcoca), Franclin Gutiérrez.

El ministro de la Presidencia, Alfredo Rada, aseguró que los cocaleros habían anunciado una marcha con la participación de unas 35.000 personas, pero las que llegaron son mucho menos y a ellas se sumaron no más de 500 estudiantes de la UPEA y 150 gremiales.

También le puede interesar:Franklin Gutiérrez se entrega a la Policía y niega ser el autor del tiroteo en La Asunta

Desestimó la marcha y aeguró que La Paz es testigo de “una movilización menos contundente, menos masiva y menos multitudinaria de lo que sus organizadores han previsto”.

Tal como habían anticipado la anterior semana, muy temprano estudiantes de la UPEA se movilizaron para dar alcance a la marcha cocalera que partió de La Asunta.

Los universitarios se reunieron en la avenida Montes y de allí se trasladaron hasta la zona de Villa Fátima, donde se encuentra la sede de Adepcoca, hasta donde se dirige la columna de marchistas de los Yungas. Hasta allí también se trasladó un grupo de gremialistas.

Compártelo en redes sociales