POLÍTICA

Red Uno de Bolivia.- El alcalde suspendido de Cochabamba, José María Leyes, rompió el silencio a través de las redes sociales con respecto a su situación y se calificó de prisionero político, luego de que surgieran nuevas denuncias en su contra sobre un presunto sobreprecio en la adquisición de cámaras de seguridad del programa “Ciudad Segura, Ciudad Inteligente”.

El viceministerio de Transparencia presentó un informe en el que denuncia que existe un daño económico superior a Bs. 29 millones en la adquisición de las cámaras a Huawei Bolivia y radiobases de Hansa.

De acuerdo al informe presentado, cada una de las 400 cámaras domo y radios portátiles que compró el municipio, tenían un costo de entre Bs. 20.000 y 22.000, pero presentaron un supuesto sobreprecio de 8 millones calculados entre ambos ítems, comparando con precios de los productos en la Aduana.

También te puede interesar: Critican que se investigue a Leyes y no a Castellanos

A estas acusaciones Leyes respondió asegurando ser víctima de una persecución política y afirmó que el Movimiento al Socialismo lo ataca “porque tiene miedo a perder el poder y dejar el gobierno”.

Las denuncias en mi contra son infundadas, no hay una auditoría o pericia técnica, algún elemento de prueba, no hay informes, quienes son sus peritos o auditores” dijo Leyes cuestionando el video compartido en internet.

El vídeo de 10 minutos concluye con Leyes acusando al MAS de usar todo su aparato político judicial para distraer la atención de la población con sus denuncias y así poder consolidar su proyecto político y una nueva reelección del presidente Morales.

Compártelo en redes sociales