POLÍTICA

Red Uno Bolivia.- Lo que debió ser una sesión de honor por el aniversario número 208 de Cochabamba terminó opacada por los gritos y enfrentamientos entre asambleístas del MAS y oposición, que desencadenó golpes, empujones y la expulsión de legisladoras del centro de convenciones El Portal.

El momento en que el vicepresidente Álvaro García Linera recibió la distinción Libertad del Tunari fue el ápice del tenso momento en que los diputados opositores arreciaron sus gritos de “Bolivia dijo No”, destacando la asambleísta de La Paz, Claudia Bravo (UN) quien filmaba mientras gritaba la consigna a favor de la defensa de los resultados del 21 F, por lo que la presidenta de la Brigada Parlamentaria, Carola Arraya, se bajó del panel que encabezaba el acto para echar a la asambleísta de oposición.

También le puede interesar: García Linera asestó duras críticas contra protestas de “Bolivia Dijo No”

García Linera lamentó este viernes la violencia generada entre asambleístas del Movimiento Al Socialismo (MAS) y oposición, y calificó de “pequeños grupos” a los que adversan al Gobierno sin tener “un programa de gobierno para Bolivia y solo se dediquen a provocar aprovechando actos públicos”, dijo.

El tamaño de sus gritos es el tamaño de su cerebro, el tamaño de sus insultos es el tamaño de su programa de gobierno, el día de ayer la oposición ha mostrado la envergadura que proponen y el tipo de democracia a la que nos quieren llevar“, dijo a los medios luego de los actos por la efeméride, según el diario Los Tiempos.

Momento en que ocurrió la trifulca (Cortesía Radio Fides)

“No le faltan el respeto a Álvaro García Linera, le faltan el respeto a Cochabamba y eso es realmente vergonzoso”, dijo la parlamentaria Arraya, mientras un grupo de seguridad sacaba a Bravo del recinto.

Compártelo en redes sociales