COMUNIDAD

Red Uno Bolivia. – Desde principio de año, los mercados de Alto San Pedro, 4 de Noviembre, Santa Rosa y Mercado Nuevo, mediante el Programa de Erradicación del Trabajo Infantil de la Gobernación, aplicaron un programa especial de Unicef que tiene por objeto reducir este problema social.

“El trabajo infantil, es particularmente peligroso. Es una limitación para que los niños puedan acceder a su derecho de educación y los expone también a la explotación, además de la trata y tráfico (…); es un fenómeno que mayor afectación tiene en la vida de los niños, en el mundo”, manifestó Sunah Kin, representante de Unicef para Bolivia. Ahora, ambas instituciones buscan la certificación de los mercados.

El programa se llama Mercados amigos de la niñez, consiste en un espacio de protección a los niños que están en el mercado y sus alrededores; en estos lugares se da apoyo escolar y se los ayuda con sus tareas. Los espacios son otorgados por los padres gremialistas con su consentimiento, por lo que se espera que esto ayude a reducir el trabajo de menores en los mercados en donde la actividad es vista como normal.

Lidia Mayser, responsable del programa de la gobernación, destaca los logros. “Adaptado de Unicef, y adecuada para los mercados en espacios de protección, en horarios contrarios a los del colegio y con voluntarios de la universidad. Se les da apoyo haciendo tareas, enseñándoles sus derechos; la metodología sobre prevenir violencia sexual, el trabajo infantil. Se trabaja con los niños y padres”, sostuvo.

El éxito del programa, también se debe al apoyo de los padres, que son los mismos comerciantes de los mercados, quienes permiten que sus hijos asistan a estos centros, como afirmó Freddy Vásquez.

“Admitimos que hay mucho cambio. Los niños han aprendido más, al principio los padres no los querían enviar, pero de a poco se dio confianza y mejoraron en las materias”, concluyó.

También te puede interesar: Comerciantes se resisten a salir de la rotonda del Plan 3.000

Compártelo en redes sociales