EL MAÑANERO.

Red Uno Bolivia.- “Los padres de los pacientes temen que sus hijos pierdan la vida en manos de la enfermera, como le pasó al mío. Una doctora entró a la sala y les dijo que no me apoyen porque sus hijos están internados ahí”, contó entre lágrimas la afligida madre que acaba de enterrar a su hijo de apenas 8 años.

Es el caso del menor José Junior Vega Villarroel, que perdió la vida el sábado en el Hospital de Niños por una supuesta negligencia médica cometida por la enfermera María Rosa Gil Chávez, quién es acusada por inyectarle un medicamento que acabó con la vida del niño.

Te puede interesar: Entierran al niño que murió por “negligencia” y su familia pide justicia

La madre del menor, Albertina Villarroel llegó hasta El Mañanero para denunciar que la investigación no empieza y en medio del dolor por la pérdida de su pequeño contó que no recibe una información clara de parte del equipo médico y de las autoridades, pues la derivan de una oficina a otra.

Es por ello que pidió a las autoridades nacionales de salud que se hagan cargo de su denuncia y que le ayuden a obtener justicia para su hijo, dijo la acongojada madre.

Según se conoce la Fiscalía prepara una imputación por homicidio culposo contra la enfermera y al menos otras 5 personas del equipo médico.

Compártelo en redes sociales