EL MAÑANERO.

Red Uno Bolivia.- El día de ayer se cumplió un paro cívico nacional en defensa de los resultados del 21F y en contra de la habilitación del binomio Evo–Álvaro. Durante la jornada del jueves se vio distintas formas de protestas de parte de la sociedad desde carteles, vigilias, bloqueos hasta gritos desenfrenados que coreaban “Bolivia Dijo No”, entre algunas manifestaciones.

En este sentido, El Mañanero invitó a dos expertos para evaluar todo este fenómeno social que se vive en Bolivia y también analizar la parte jurídica de esta demanda de la población que exige el respeto al 21F.

Renzo Abruzzese, sociólogo, explicó que la sociedad boliviana está polarizada, democracia versus dictadura y esto supone un alto riesgo de enfrentamiento que se inició con esta primera lucha.

Te puede interesar: Bloqueadores hicieron retroceder al comandante departamental de la Policía

Por otro lado, el vicepresidente del Colegio de Abogados de Santa Cruz, Félix Oros calificó a la resolución del Tribunal Supremo Electoral como una declaración de guerra a la sociedad civil.

Con la movilización arranca un proceso de violencia social y política impredecible en Bolivia. La situación se hace complicada tanto para el Gobierno como para la sociedad civil puesto que este conflicto no se resuelve de manera pacífica. La sociedad ha dicho no, coincidieron ambos invitados.

“El grosero error del TSE ha dado inicio a un proceso de confrontación impredecible en Bolivia”, advirtió el sociólogo, añadiendo que esto significa un ciclo de violencia en el país a un largo plazo.

Compártelo en redes sociales