EL MAÑANERO.

Red Uno Bolivia.- Ivar Bonilla, vecino de Dionisio Franco Méndez, quien falleció producto de quemaduras por la explosión de un ducto cerca a Villa Montes el pasado 18 de octubre, contó los terribles segundos que vivió para salvar su vida y la de su familia.

A pesar de que su casa está ubicada a 500 metros del lugar de la explosión, igual fueron afectados por el fuego y tuvieron que tirarse a la quebrada, pues las llamas ardieron a seis kilómetros a la redonda. “Tuvimos que escapar y solo contábamos con 20 segundos para salir”, dijo el vecino, quién lamentó la tragedia que sufre esta familia.

Bonilla se trasladó desde Villa Montes a Santa Cruz para dar el último adiós a su amigo, el velorio se realizó en un salón del 2do anillo canal Cotoca, donde hubo pocos familiares y funcionarios de YPFB.

Te puede interesar:Explosión en Planta de bombeo San Roque alarma a habitantes de Villamontes

Por su parte, YPFB se encuentra tramitando el traslado a un hospital de Texas, EEUU, de Filomena Subía, de 35 años, y sus hijos Jhoselin y Martín Franco Subía, de 11 y 6 años, respectivamente. Asimismo, la estatal petrolera contrató de manera indefinida a su otro hijo, Celso Franco.

Compártelo en redes sociales