QNMP.

Red Uno Bolivia.- Tras confirmarse el deceso de Marco Antonio Andrade, que estuvo con muerte cerebral por varias semanas en un hospital, a causa de un accidente de tránsito protagonizado por un menor de edad, se retomó con mayor fuerza, el pedido de justicia por parte de la familia del fallecido, agravando la situación penal del adolescente.

Te puede interesar:Muere conductor tras días de agonía: Fiscalía imputará al menor que conducía

Este lamentable suceso perjudicaría la situación legal del menor, que finalmente terminó confesando y entregándose a las autoridades, como el directo responsable de conducir el vehículo que impactó contra el de Marco Antonio de 40 años, que deja a su esposa desamparada con tres niños.

Antes las leyes, el joven de 16 años puede ser imputado y sentenciado por un juez del menor y podría tener una pena con privación de libertad, entre uno a tres años máximo, que sería cumplida en un centro especial para adolescentes, más no así en la cárcel por su edad, según el Abogado Walter Suárez, invitado de QNMP, que con su criterio profesional, explicó la parte legal de este hecho que deja toda la familia Andrade desconsolada por irreparable pérdida.

Así mismo, señaló que la persona que posteriormente se inculpó como protagonista del accidente, también debería ser procesada.

Compártelo en redes sociales