QNMP.

Red Uno Bolivia.- Un informe presentado por la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, señaló que los cultivos de coca en el país aumentaron a un 6%, alcanzado a producir más de 24 mil hectáreas en la zona del Chapare. Esto desató la preocupación de la oposición, que aseguran que estas cifras no van a los mercados legales, sino que irían destinadas al narcotráfico, así lo  manifestó Luis Alberto Vaca, diputado de Demócratas en la entrevista en QNMP.

Te puede interesar:Una Comisión del Tribunal escuchará a las comunidades indígenas del Tipnis

Lo alarmante para la oposición, es cuando se quiere erradicar a las zonas de cultivos y son esperados con armas de fuego, como fue el caso de la Comisión de Tribunal que no pudo entrar al polígono 7 hace algunos días atrás y donde posteriormente  se encontraron hectáreas de coca ilegales.

“No existe un estudio técnico y científico que establezca el consumo en Bolivia para saber cuánto es lo que verdaderamente se necesita para la industrialización, sin embargo las leyes son aprobadas y no se sanciona la producción ilegal”, señaló el demócrata.

Otro de los aspectos importantes además del narcotráfico, es el ambiental, donde la deforestación es otro de los temas preocupante que afecta al país.

“El Gobierno debe garantizar la conservación de la flora y fauna de nuestro país”, manifestó.

Algunas de las propuestas de la oposición para los controles en las zonas de cultivos,  es el uso de la tecnología y sugieren el uso de Drones, además de sumar el control de consumo, para tener datos precisos de las hectáreas donde se cultiva la coca y saber donde van destinados.

“Debe haber coca para el consumo tradicional, pero con límites y no permitir que se desvíe al narcotráfico”, finalizó Luis Alberto Vaca.

Compártelo en redes sociales