TENDENCIAS

Red Uno Bolivia.- La ex actriz Meghan Markle, ahora duquesa de Sussex y el príncipe Harry dieron la noticia que esperan su primer bebé que nacerá en marzo o junio de 2019. Por supuesto que las repercusiones no se dejaron esperar, tal es el caso de la historiadora Marlene Koening, quien indica que los hijos que tendrá la pareja no estarán bajo su custodia, sino bajo la custodia de la Reina Isabell II, que por una regla de hace muchos años atrás ella tiene la tutela legal de todos sus nietos.

La soberana es quien tiene la custodia legal de todos los nietos, se trata de una legislación que data de los tiempos de George I”, comenta. “Trataba sobre el control del Rey de la educación, el crecimiento y el matrimonio de sus nietos”, agrega en entrevista.

También te puede interesar: Escándalo real: Aparece vídeo de Megan Markle haciendo topless

Ella explica que esta ley fue creada por George I “porque tenía una mala relación con su hijo, el futuro rey George II, por lo que hizo que se aprobase una legislación por la que el rey era guardián de todos sus descendientes”.

Incluso, una vez que la Reina Isabel II fallezca, esta ley dará la misma autoridad al príncipe Carlos, quien pasaría a obtener el título de rey. Precisamente, Carlos y la princesa Diana tuvieron que pedirle autorización a la reina para poder viajar a Escocia con sus hijos.

LOS BEBÉS DE LA PAREJA NO SERÍAN PRINCIPE NI PRINCESA

El abuelo de Isabel II, el rey Jorge V, decretó hace 101 años que ese título sólo estaría reservado al círculo más cerrado de la familia real, los primeros en la línea sucesoria, como Carlos y en su momento sus hijos, William y Harry.

El próximo royal baby obtendría el título si la reina firma las llamadas “cartas patentes” con las que expresamente decide conceder ese título nobiliario, de otra manera no es posible.

Cuando la duquesa de Cambridge, Kate Middleton, quedó embarazada de su primer hijo, Isabel II firmó esas cartas para asegurar que los hijos de ella y William lleven el título de príncipe o princesa, además del tratamiento de altezas reales.

Por lo pronto, lo que tiene seguro el hijo de Meghan y Harry (y los que tuvieran después) es el tratamiento de lady o lord con su apellido Mountbatten Windsor, desde luego. Si es niño, heredará el título de conde de Dumbarton, el segundo título del príncipe Harry, pero si es una niña será solo lady Mountbatten-Windsor. Además, llevará el apellido “de Sussex” en su vida pública.

Compártelo en redes sociales