TENDENCIAS.

Red Uno Bolivia.- Un cazador fue sorprendido por su perro, quién accidentalmente metió la pata en el gatillo de una escopeta y le acertó un disparo en la espalda.

El inesperado suceso ocurrió en Nuevo México, cuando Sonny Gilligan (74) estaba sentado en el asiento delantero de su camioneta estacionada, durante un viaje de caza con sus tres perros, Charlie, Scooter y Cowboy, según relata el diario El Paso Times.

“Charlie metió la pata en el gatillo de la pistola y yo me incliné hacia adelante, él se levantó del asiento y atrapó el gatillo, y disparó”, dijo Gilligan al periódico. “Fue un accidente raro, pero es verdad, eso es lo que sucedió”.

La bala de escopeta disparada por Charlie, un perro que es una mezcla de Rottweiler (o, presumiblemente, un “Weiler”), golpeó el asiento del conductor y entró en la espalda de Gilligan, rompiendo varias costillas y su clavícula. Tuvo suerte de sobrevivir al extraño accidente, dice Gilligan.

Te puede interesar: Confirman que el cerebro de los perros entiende el habla de los humanos

Tras lograr hacer una llamada el hombre fue rescatado por los agentes de ese condado y fue trasladado en helicóptero a un hospital en El Paso (Texas), donde fue sometido a varias cirugías.

“Fue un accidente, aunque se burlan de mí y me preguntan si (el perro) lo hizo a propósito”, dijo Gilligan a El Paso Times. “La verdad es que es un perro grande y cariñoso y nunca lastimaría a nadie adrede”.

Los tres perros fueron rescatados por Gilligan cuando eran cachorros.

Compártelo en redes sociales