Dolar

6.96 / 6.86

|

peso arg

60.09

|

real

4.20

x

EN VIVO

15/01/2020 - 20:11

Salud y belleza

Los beneficios de la desconexión digital para tu salud

Dejar a un lado el mundo digital durante un tiempo, no nos viene mal en ningún caso

Mundo

Dejar a un lado el mundo digital puede ayudarnos a desconectarnos de obligaciones autoimpuestas, regular nuestra dependencia de contacto y aliviar el estrés que sufrimos diariamente.

A falta de estudios más profundos, parece que los primeros resultados apuntan a que permanecer conectados constantemente genera cierto nivel de estrés, al menos en personas jóvenes. Nada indica que en adultos sea diferente.

Algunos expertos llaman a este tipo de sensación como "tech stress", y aunque no es un término avalado a nivel científico, sirve para reunir un compendio de síntomas vividos por las personas siempre atentas al móvil. Esto tiene varios puntos. El primero es la distracción que genera, lo que produce más estrés. Al no poder centrar la atención, las tareas más pequeñas suponen un esfuerzo frustrante, largo y con poco resultado, lo que conlleva a una mayor pérdida de tiempo y a un aumento del estrés.

El mantenernos constantemente conectados supone justo eso... no desconectar, es decir, estar siempre bajo la mirada y la atención de terceras personas, aunque sea de amigos y conocidos, o seguidores. Falta el componente de intimidad y reflexión que todo ser humano necesita, a pesar de ser una especie terriblemente social. Por otro lado, esto también nos mantiene en un constante estado de comparación.

Está la cuestión de la conexión laboral, aunque hay quien mantiene una buena higiene en la comunicación laboral, desconectando adecuadamente de su entorno de trabajo, lo cierto es que la facilidad de las redes dificultan dicha desconexión. Como consecuencia, mantenernos siempre conectados supone una puerta potencial a nunca terminar de desconectar del trabajo, y eso es malo.

Ante este panorama, queda claro que aprender a desconectar del mundo digital tiene varios beneficios. Antes de proseguir, es necesario aclarar que faltan estudios que avalen con rigurosidad algunas de las hipótesis planteadas por los expertos. No obstante, no parece que haya ninguna razón para pensar que estas suposiciones no vayan bien encaminadas.

Así, en primer lugar, la desconexión digital trae como primer beneficio una potencial mejora en el descanso. Sabemos a ciencia cierta que los dispositivos son muy disruptivos a la hora de acostarnos, pudiendo romper con el inicio del sueño. La desconexión nos ayudará a mantener una mejor higiene del sueño en cuanto a este aspecto se refiere.

En segundo lugar, nos permitirá mantenernos alejados de la responsabilidad laboral. Por mucha responsabilidad que tengamos, como decíamos, es importantísimo mantener una vida laboral diferenciada de la personal. En otras palabras, es importante descansar sin tener contacto con nuestros compañeros y responsables. Esto ayudaría a reducir el estrés. por ejemplo.

En tercero, la desconexión digital es importante para regular nuestros niveles de atención. Es crucial no estar constantemente pegados a los comentarios y notificaciones, permitiendo que nuestro foco de atención varíe de objetivos, sin buscar la recompensa de contestar a un nuevo comentario. En definitiva, a no ser que se sufra un problema que requiera de atención especializada, desconectar del mundo digital puede ser un hábito muy beneficioso que todo el mundo, rodeados como estamos de tecnología, debiera realizar de vez en cuando.

Dejar a un lado el mundo digital puede ayudarnos a desconectarnos de obligaciones autoimpuestas, regular nuestra dependencia de contacto y aliviar el estrés que sufrimos diariamente.

A falta de estudios más profundos, parece que los primeros resultados apuntan a que permanecer conectados constantemente genera cierto nivel de estrés, al menos en personas jóvenes. Nada indica que en adultos sea diferente.

Algunos expertos llaman a este tipo de sensación como "tech stress", y aunque no es un término avalado a nivel científico, sirve para reunir un compendio de síntomas vividos por las personas siempre atentas al móvil. Esto tiene varios puntos. El primero es la distracción que genera, lo que produce más estrés. Al no poder centrar la atención, las tareas más pequeñas suponen un esfuerzo frustrante, largo y con poco resultado, lo que conlleva a una mayor pérdida de tiempo y a un aumento del estrés.

El mantenernos constantemente conectados supone justo eso... no desconectar, es decir, estar siempre bajo la mirada y la atención de terceras personas, aunque sea de amigos y conocidos, o seguidores. Falta el componente de intimidad y reflexión que todo ser humano necesita, a pesar de ser una especie terriblemente social. Por otro lado, esto también nos mantiene en un constante estado de comparación.

Está la cuestión de la conexión laboral, aunque hay quien mantiene una buena higiene en la comunicación laboral, desconectando adecuadamente de su entorno de trabajo, lo cierto es que la facilidad de las redes dificultan dicha desconexión. Como consecuencia, mantenernos siempre conectados supone una puerta potencial a nunca terminar de desconectar del trabajo, y eso es malo.

Ante este panorama, queda claro que aprender a desconectar del mundo digital tiene varios beneficios. Antes de proseguir, es necesario aclarar que faltan estudios que avalen con rigurosidad algunas de las hipótesis planteadas por los expertos. No obstante, no parece que haya ninguna razón para pensar que estas suposiciones no vayan bien encaminadas.

Así, en primer lugar, la desconexión digital trae como primer beneficio una potencial mejora en el descanso. Sabemos a ciencia cierta que los dispositivos son muy disruptivos a la hora de acostarnos, pudiendo romper con el inicio del sueño. La desconexión nos ayudará a mantener una mejor higiene del sueño en cuanto a este aspecto se refiere.

En segundo lugar, nos permitirá mantenernos alejados de la responsabilidad laboral. Por mucha responsabilidad que tengamos, como decíamos, es importantísimo mantener una vida laboral diferenciada de la personal. En otras palabras, es importante descansar sin tener contacto con nuestros compañeros y responsables. Esto ayudaría a reducir el estrés. por ejemplo.

En tercero, la desconexión digital es importante para regular nuestros niveles de atención. Es crucial no estar constantemente pegados a los comentarios y notificaciones, permitiendo que nuestro foco de atención varíe de objetivos, sin buscar la recompensa de contestar a un nuevo comentario. En definitiva, a no ser que se sufra un problema que requiera de atención especializada, desconectar del mundo digital puede ser un hábito muy beneficioso que todo el mundo, rodeados como estamos de tecnología, debiera realizar de vez en cuando.