Cargando...
Cargando...
Cargando...

29/05/2021 - 18:27

Deportes

Chelsea derrotó al Manchester City y se consagró campeón de la Champions League

El Chelsea se impuso por el gol del alemán Havertz en el final del primer tiempo. Agüero jugó los últimos minutos, pero no alcanzó para darle vuelta.

Cargando...
Portugal

Chelsea jugó un partido perfecto, no le dejó opciones al Manchester City de Josep Guardiola y se quedó con la Champions League, que había ganado por última vez en 2012.

Kai Havertz pagó parte del enorme costo de su transferencia con un gol en la primera mitad que permitió sellar el sábado la victoria 1-0 y así levantar la orejona. 

El joven mediapunta alemán, fichaje récord en la historia del Chelsea, aprovechó un gran pase de Mason Mount y eludió al portero del City, Ederson, antes de patear el balón hacia una red vacía en el minuto 42.

Kai Havertz eludió a Ederson y definió con el arco libre para poner el 1-0 del Chelsea ante el Manchester City (Foto: REUTERS)

Cargando...

El City, campeón de la Premier League, era el favorito antes de la final, pero tuvo una noche decepcionante en Oporto, en la que fue su primera final de la Liga de Campeones.

El equipo de Pep Guardiola nunca pudo hacer su habitual fútbol fluido y no tuvo respuestas ante un Chelsea muy disciplinado.

Thomas Tuchel, técnico del Chelsea, ganó la batalla táctica contra su par del City, Guardiola. Incluso su equipo podría haber ganado por más si Timo Werner hubiera aprovechado dos oportunidades claras.

El City intentó aproximarse al arco rival después del descanso, pero sufrió un duro golpe cuando Kevin de Bruyne, una de sus figuras, salió lesionado tras un golpe en la cabeza.

Cargando...

Chelsea sobrevivió a siete minutos de tiempo de descuento, en los que Riyad Mahrez pudo marcar el empate con un remate sobre el travesaño poco antes de que se iniciaran las celebraciones de los viajeros hinchas del equipo londinense.

De cara a la recta final de la etapa inicial, los Citizens empezaron a conectar mejor entre líneas y consiguieron equilibrar el desarrollo del juego. Un cierre extremadamente oportuno de Rüdiger le negó el gol a Phil Foden tras una magnífica combinación de la joven estrella inglesa con De Bruyne y Sterling. Más allá de la falta de goles, el nivel de fútbol era altísimo, con ambos equipos defendiendo a tope y asociándose con éxito al tener el balón. Una partida de ajedrez de alto vuelo.

Después de sufrir un contratiempo, Tuchel tuvo que sacar a Thiago Silva por lesión (en su lugar entró Christensen) e inmediatamente después su equipo logró anotar el 1-0. En el minuto 41, tras un gran pase Mason Mount entre la defensa abierta rival, Kai Havertz eludió a Ederson en la puerta del área y anotó con el arco vacío. Un tanto vital con el que los Blues capitalizaron su buen desempeño y se marcharon en ventaja al descanso.

De cara al segundo tiempo no hubo modificaciones en ninguno de los dos equipos. Ni Guardiola ni Tuchel han tocado sus piezas. Aunque los Citizens tuvieron que salir más incisivos para intentar igualar el marcador, el cuadro londinense se mostró muy fuerte atrás, apenas concedió espacios. Para colmo, Kevin De Bruyne abandonó el campo de juego en el minuto 59 –ingresó Gabriel Jesús en su lugar– tras recibir un golpe muy fuerte de Rüdiger.

Pese a que el City aplicó a partir de ahí una presión asfixiante y gestionó mucho mejor la posesión en sus ataques, el Chelsea prácticamente no mostró fisuras. La línea defensiva de cinco hombres repeló todos los avances y N’Golo Kante hizo un despliegue fenomenal para recuperar balones en el mediocampo. Los Blues desnaturalizaron a su rival e incluso pudieron ampliar la ventaja en un contraataque que definió Christian Pulisic, pero su tiro se fue ancho.

Ante este panorama, Pep Guardiola le dio ingreso a Kun Agüero (reemplazó a Sterling) para jugar poco más de 10 minutos de partido e intentar consumar el milagro. Empujó con mucho amor propio pero su rival no perdió la compostura, no tuvo puntos débiles y no se vio superado en absoluto. Chelsea se aprovechó de un Manchester City que falló en el plan estratégico inicial y, a puro esfuerzo y disciplina, sostuvo la mínima diferencia que obtuvo al principio para consumar la consagración después de nueve años de su última conquista en este certamen.

Sergio Agüero se despidió de los ciudadanos en la cancha, ya que ingresó para jugar el tramo final del partido en el Estádio do Dragão de Oporto.

 

Cargando...
Comentarios
Cargando...
Cargando...