Dolar

6.96 / 6.86

|

peso arg

59.81

|

real

4.10

x

EN VIVO

04/12/2019 - 19:31

Internacionales

El trágico mensaje de una madre antes de ahorcarse

Amie Collier, de 33 años, pidió perdón a sus hijos en el video que dejó sobre su depresión la que envió a su novio de Royal Marine

Reino Unido

Amie Collier de 33 años, decidió terminar con su vida ahorcándose minutos después de enviar un video donde pedía perdón por lo que iba a hacer, y además dejó un texto explicándole a sus hijos que la cabeza de mamá se había puesto demasiado triste. Amie envió el video a su novio Anthony Clay que es miembro de la Marina Real

En el video, ella explicaba que seguramente sería improbable que él entendiera el alcance total de su enfermedad y que se sentía como si fuera una mala madre, debido a su estado. Acompañó el desgarrador video con un mensaje de texto a Anthony diciendo:

Por favor, perdóname por dejar a mis hijos, Diles que los quiero mucho, pero que la cabeza de mamá se puso muy triste. Por favor, asegúrate de que estén bien cuidados y de que mi madre esté bien y a salvo”.

Anthony estaba de compras con su hija pequeña consiguiendo trajes de baño para ella y Amie, sin embargo en cuanto leyó el mensaje de texto corrió a  su casa, pero encontraron a Amie colgada en su baño. La llevaron al hospital, pero murió seis días después. En una investigación en Bolton, Greater Manchester, Anthony lloró mientras un forense leía el mensaje que acompañaba al vídeo y que duraba ocho minutos.

El mensaje decía: “No crees que puedas entender lo que es la depresión. Lo he intentado todo, pero no mejora en absoluto. Lo peor que alguien puede decirte es que te animes y dejes de estar triste. Quieres parar, pero no puedes hacerlo. Lo he intentado, lo he intentado todo. Constantemente te recuerdan que eres una mala madre porque alguien más es mejor. No sé de dónde ha salido este demonio, no sé dónde empezó, solo sé que soy un caso lamentable. Hace mucho tiempo que no me siento bien conmigo misma y no es fácil levantarme cada la mañana”.

En la audiencia se dijo que Collier había estado de luto por la muerte de su padrastro llamado Graham. Había estado recibiendo asesoramiento a través de los marines, pero bebía mucho en casa. Anthony contó la audiencia que a puerta cerrada había momentos en los que ella bebía mucho y a él le preocupaba hasta el punto de decirle que estaba bebiendo demasiado.

Una amiga mencionó que cuando ella estaba en el hospital no estaba al 100% después de que su hijo naciera. Cuenta que cuando llegó su hija estaba muy contenta, pero con el paso del tiempo dejó de ser la misma. Después esta amiga tuvo una conversación con su padre en Francia y él le mencionó que cuando Amie fue a visitarlo el vio una mujer que sufría de depresión post parto.

Anthony añadió: “Ella había investigado qué hacer y ver de hablar con algún experto. Pero, no sentí que algo así fuera un problema. Hubo momentos en los que se sentía un poco deprimida, más tarde nos mencionó algo y luego fue a hablar con un médico. Algunos días ella bebía, yo nunca me percaté de ningún problema; otras veces, bebía mucho más, tomaba dos botellas de vino y luego buscaba una tercera. A veces yo le decía que parase, pero terminaba tomando con ella”.

Amie empezó a recibir asesoramiento por parte de los marines antes de que Anthony fuera enviado a trabajar.

La declaración de un médico de cabecera dijo que Collier había asistido a la cirugía en relación con la ansiedad y el estado de ánimo bajo en cuatro ocasiones y se le recetaron antidepresivos. La conclusión de la forense experta en suicidios, Catherine Cundy es que Amie presentaba una imagen algo confusa a los más cercanos a ella. Había experimentado claramente la pérdida de su padrastro, pero estaba haciendo planes activos para visitar a su padre en Francia.

Antes de tomar la triste decisión de quitarse la vida, ella había enviado a su hija al centro de Trafford para que Anthony le comprara un taje y de paso uno para ella, hasta le envió un mensaje pidiéndole que traje de baño comprar y él le enviaba fotos de los que ella podría querer. En cuestión de minutos Amie envió un mensaje pidiendo perdón y pidiéndole que se asegurara que su madre estaba bien y a salvo.

Te puede interesar

Amie Collier de 33 años, decidió terminar con su vida ahorcándose minutos después de enviar un video donde pedía perdón por lo que iba a hacer, y además dejó un texto explicándole a sus hijos que la cabeza de mamá se había puesto demasiado triste. Amie envió el video a su novio Anthony Clay que es miembro de la Marina Real

En el video, ella explicaba que seguramente sería improbable que él entendiera el alcance total de su enfermedad y que se sentía como si fuera una mala madre, debido a su estado. Acompañó el desgarrador video con un mensaje de texto a Anthony diciendo:

Por favor, perdóname por dejar a mis hijos, Diles que los quiero mucho, pero que la cabeza de mamá se puso muy triste. Por favor, asegúrate de que estén bien cuidados y de que mi madre esté bien y a salvo”.

Anthony estaba de compras con su hija pequeña consiguiendo trajes de baño para ella y Amie, sin embargo en cuanto leyó el mensaje de texto corrió a  su casa, pero encontraron a Amie colgada en su baño. La llevaron al hospital, pero murió seis días después. En una investigación en Bolton, Greater Manchester, Anthony lloró mientras un forense leía el mensaje que acompañaba al vídeo y que duraba ocho minutos.

El mensaje decía: “No crees que puedas entender lo que es la depresión. Lo he intentado todo, pero no mejora en absoluto. Lo peor que alguien puede decirte es que te animes y dejes de estar triste. Quieres parar, pero no puedes hacerlo. Lo he intentado, lo he intentado todo. Constantemente te recuerdan que eres una mala madre porque alguien más es mejor. No sé de dónde ha salido este demonio, no sé dónde empezó, solo sé que soy un caso lamentable. Hace mucho tiempo que no me siento bien conmigo misma y no es fácil levantarme cada la mañana”.

En la audiencia se dijo que Collier había estado de luto por la muerte de su padrastro llamado Graham. Había estado recibiendo asesoramiento a través de los marines, pero bebía mucho en casa. Anthony contó la audiencia que a puerta cerrada había momentos en los que ella bebía mucho y a él le preocupaba hasta el punto de decirle que estaba bebiendo demasiado.

Una amiga mencionó que cuando ella estaba en el hospital no estaba al 100% después de que su hijo naciera. Cuenta que cuando llegó su hija estaba muy contenta, pero con el paso del tiempo dejó de ser la misma. Después esta amiga tuvo una conversación con su padre en Francia y él le mencionó que cuando Amie fue a visitarlo el vio una mujer que sufría de depresión post parto.

Anthony añadió: “Ella había investigado qué hacer y ver de hablar con algún experto. Pero, no sentí que algo así fuera un problema. Hubo momentos en los que se sentía un poco deprimida, más tarde nos mencionó algo y luego fue a hablar con un médico. Algunos días ella bebía, yo nunca me percaté de ningún problema; otras veces, bebía mucho más, tomaba dos botellas de vino y luego buscaba una tercera. A veces yo le decía que parase, pero terminaba tomando con ella”.

Amie empezó a recibir asesoramiento por parte de los marines antes de que Anthony fuera enviado a trabajar.

La declaración de un médico de cabecera dijo que Collier había asistido a la cirugía en relación con la ansiedad y el estado de ánimo bajo en cuatro ocasiones y se le recetaron antidepresivos. La conclusión de la forense experta en suicidios, Catherine Cundy es que Amie presentaba una imagen algo confusa a los más cercanos a ella. Había experimentado claramente la pérdida de su padrastro, pero estaba haciendo planes activos para visitar a su padre en Francia.

Antes de tomar la triste decisión de quitarse la vida, ella había enviado a su hija al centro de Trafford para que Anthony le comprara un taje y de paso uno para ella, hasta le envió un mensaje pidiéndole que traje de baño comprar y él le enviaba fotos de los que ella podría querer. En cuestión de minutos Amie envió un mensaje pidiendo perdón y pidiéndole que se asegurara que su madre estaba bien y a salvo.