Cargando...
Cargando...
Cargando...

16/10/2021 - 23:20

Deportes

La triste realidad de muchos grandes del fútbol

Lo dieron todo, eligieron su pasión sobre muchas cosas en la vida, fueron grandes en la cancha y grandes en sus hogares, pero hoy por hoy simplemente son leyendas olvidadas

Cargando...
Perú

Como muchos otros, José Antonio "Chino" Pereda, fue un futbolista peruano que formó parte de la mejor época de un Boca Jr. que salió adelante de la mano de Carlos Bianchi. Allá por 1998 y 2001, un grande en su momento que conquistó seis títulos, entre ellos dos Copas Libertadores y una Copa Intercontinental ante el Real Madrid.

Pero no todo ha sido gloria, aplausos, gritos, triunfos de canchas y graderías, ya que la realidad y actualidad del exjugador peruano es muy diferente a la que muchos podrían imaginarse, José Antonio es un desempleado más por culpa de la pandemia. Durante 10 años trabajó como coordinador de las divisiones inferiores del club Universidad César Vallejo de Perú, pero la situación de emergencia sanitaria obligó al Club a prescindir de sus servicios, dejándolo fuera de él.

Para olvidar un poco su situación actual, Pereda quiso recordar en una entrevista su etapa en el Xeneize, y contó como perdió dinero por la crisis de Argentina y su necesidad de encontrar un nuevo proyecto en su vida. Sin embargo a pesar de todo, su pasión seguía y sigue intacta, puesto que para él la pasión por el fútbol es la esencia de un deportista que nació para serlo.

Cargando...

"Estaba jugando en Universitario de Deportes cuando el entrenador era Osvaldo Piazza, muy cercano a Carlos Bianchi. Entonces, hubo un convenio entre Boca y el club peruano. El Virrey le preguntó por mí y el espaldarazo final me lo da Osvaldo. Yo estaba atravesando por el mejor momento de mi carrera y el director técnico le dio el visto bueno. De esa manera, cumplí el sueño de pasar al Xeneize", comenzó contando su llegada.

Y recordó que en aquel entonces fueron un grupo muy unido. Se apoyaban en todo y el cuerpo técnico era extraordinario. Confesó que se formó un lindo grupo humano, por lo que obtuvieron bueno resultados. Jugar con aquel equipo y compartir tiempo fue una de sus más grandes satisfacciones y su mayor orgullo compartir cancha con Riquelme.

Pereda comentó que su vivencia en la final Intercontinental ante el Real Madrid fue grandiosa, a pesar de haber permanecido en la banca de suplentes, para él fue un partido espectacular, donde sus compañeros la rompieron, donde Riquelme hizo un partidazo y fueron campeones ante el poderoso Real Madrid. Aún conserva la medalla, la tiene en su casa, y asegura que no se vende, que quedará para sus hijos y nietos como un gran el recuerdo de su vida.

El exmediocampista que ahora tiene 48 años contó como la crisis económica del 2001 en Argentina le quito gran parte de los ahorros que había obtenido jugando.

"Tuve varias propuestas para seguir en Argentina, pero llegó el corralito del 2001 y perdí mucha plata. Me mocharon un montón de dinero. Perdí una cifra significativa y me quedé sin un peso. Entonces, me pregunté: "¿Que voy a hacer acá? Para perder plata me voy a Lima y no vuelvo más". Me fui para Perú porque estaba muy complicada la situación. Encima, nos cobraban un impuesto sobre las ganancias", rememoró.

Para finalizar habló sobre su presente y la dramática situación que vive sin trabajo:

"Estoy desocupado por culpa de la pandemia. Me quedé sin trabajo el año pasado. Voy a encaminar unos proyectos personales referidos al fútbol, pero todavía no los tengo claro. Todo se complicó por el tema de la pandemia, entonces tengo que rebuscármela. Trato de hacer lo que se pueda. Trabajé en el fútbol durante 10 años como coordinador de las divisiones menores del club Universidad César Vallejo, pero el año pasado me quedé sin trabajo".

Pereda sonríe y dice que tiene que salir adelante por su familia y que quiere trabajar porque tiene muchos gastos. Tiene que pagar su casa, sus impuestos y la universidad de sus hijos, entre otros gastos diarios. Solo espera que todo mejore y que pronto los que quedaron sin trabajo puedan encontrarlo para seguir sus objetivos y cumplir sus sueños.

Cargando...
Cargando...
Comentarios
Cargando...
Cargando...