Dolar

6.96 / 6.86

|

peso argentinopeso arg

75.71

|

real

5.57

Cargando...
Cargando...
Cargando...

25/07/2020 - 14:40

Salud

¿Qué causa la fobia por los ascensores y cómo superarla?

Detrás de la fobia a los ascensores suele haber dos fobias muy comunes, la claustrofobia y la acrofobia

Cargando...
Mundo

Alguna vez seguramente se han puesto a pesar, por qué mucha gente evita usar los ascensores, y hay diferentes explicaciones, puede que sea porque no le gusta la sensación de estar encerrada o teme que algo vaya a pasar mientras está dentro de éste, como quedarse encerrado, que se caiga, etc.

Cuando este temor es exagerando y llega hasta tal punto que nos impide llevar a cabo nuestras actividades cotidianas, como subir la compra a casa pese a que podemos hacernos daño en la espalda, o subir a un piso elevado en nuestra oficina para ir a trabajar, pasa a ser una fobia.

Como todas las fobias, está relacionada con un trastorno de ansiedad y se caracteriza por un miedo excesivo e irracional ante algo que, en la inmensa mayoría de las ocasiones, no representa una amenaza, como es tomar un ascensor y, también como el resto de fobias, se puede afrontar, tratar y superar.

Cargando...

¿Qué hay detrás de la fobia a los ascensores?

El miedo a los ascensores no se califica como una fobia por sí misma, sino que detrás de ella suele haber otras que también son frecuentes, como son la claustrofobia -fobia a los espacios cerrados o pequeños- y la acrofobia, que es el miedo exagerado a las alturas. 

Por eso, es muy común de las que personas que son incapaces de subirse a un ascensor tampoco lleven bien subirse a lugares altos o permanecer en sitios pequeños y cerrados. Además, el temor a subir a un ascensor suele conllevar un miedo exagerado a que ascensor se precipite al vacío o a quedarse encerrado en él.

Las personas que sufren claustrofobia comenzarán a sentirse mal desde el mismo momento en que tiene que subir al ascensor, mientras que la personas que tenga miedo a las alturas, lo hará en el momento en que el ascensor empiece a ascender, especialmente si se trata de un ascensor acristalado que da al exterior.

Cargando...

La causa de las fobias en realidad no esta tan clara como parece, pues a menudo se relacionan con desencadenantes, como experiencias traumáticas -por ejemplo, quedarte encerrado- cuando en realidad las fobias suelen crearse poco a poco y sin una causa aparente. 

¿Qué síntomas provoca?

Los síntomas que produce la fobia a los ascensores son similares a los de cualquier otra fobia o trastorno de ansiedad, y se presentan, bien cuando nos encontramos dentro del ascensor, cuando empieza a descender y, en los casos más graves, incluso son solo pensar que tenemos que subir a uno. Pueden ser tanto físicos como cognitivos e incluso conductuales.

Físicos. Un nerviosismo que puede incluso llevar a una crisis de ansiedad o pánico, que provoca taquicardia, hiperventilación, sensación de falta de aire, tensión muscular, dolor de cabeza, mareos, sudoración, síntomas gastrointestinales…

Cognitivos. Principalmente se trata de ideas y pensamientos intrusos e irracionales sobre algo desastroso que va a pasar si subirnos al ascensor, obsesiones, sensación de irrealidad…

Conductuales: La principal consecuencia de esta fobia es la evitación, es decir, que las personas afectadas harán cualquier cosa o pondrán cualquier excusa para no subir a un ascensor solo por evitar lo mal que se sienten cuando lo hacen, aunque eso interfiera de manera importante en su vida o sea incluso incapacitante. También se pueden producir conductas de escape, es decir, que una vez dentro del ascensor, la persona haga lo posible por salir, como apretar compulsivamente los botones.

¿Se puede tratar? ¿Cómo se supera?

Como todas las fobias, el miedo irracional a los ascensores se puede tratar con la ayuda de un psicólogo, algo recomendable si este miedo interfiere tanto en tu día a día que te impide llevar una vida normal. Llegado a este punto, el profesional suele recomendar la terapia cognitiva conductual, la más eficaz contra las fobias, pues va enfocada a enseñarlos a controlar los pensamientos y creencias erróneas que nos provocan los síntomas. Y dentro de esta, la terapia de exposición, que consiste en exponer al paciente de manera gradual, sistemática y de forma segura a la situación que le genera conflicto para que este estímulo vaya disminuyendo.

Si crees que tu fobia todavía no requiere de los servicios de un psicólogo, hay algunos trucos que pueden aplicar en tu día a día para que tu miedo no te impida subir a un ascensor.

Desdramatiza. Y no le tengas miedo al miedo. Piensa que el miedo en sí no es malo, sino que es un mecanismo de defensa que nos agudiza los sentidos y que está destinado a salvarnos la vida. Lo que hay que conseguir es que ese miedo no paralice tu vida

No escapes ni evites. Esto es lo más difícil de conseguir, pero si no lo hacemos, el miedo irá a más. Si es necesario, pide a alguien de confianza que este contigo en este momento, tanto para evitar que huyas tanto para ayudarte con los síntomas.

Respira profundamente, tanto antes de entrar como durante el trayecto. Esto te ayudará a calmar la ansiedad.

Detecta los pensamientos intrusivos -tipo, ‘me voy a quedar encerrado, el ascensor se va caer…’- e intenta controlarlos.

Mantén la mente ocupada, por ejemplo, hablando por teléfono, jugando con el móvil, conversando con tu compañero de ascensor de cosas banales, comiendo un snack… toda táctica que creas que puede ayudarte a minimizar el estrés que esa situación te provoca.

 

Cargando...
Comentarios
Cargando...
Cargando...