SERVICIO NARANJA.

Red Uno Bolivia.- En este tiempo, lo primero que miramos al despertarnos y lo último antes de irnos a dormir es el celular móvil. Lo que casi nunca tomamos en cuenta, son las frecuentes situaciones en las que lo hacemos y que sin saberlo, adoptamos un comportamiento mal educado.

Te puede interesar:Tres peligros mortales en el uso del celular

Para no ser víctimas de esta actitud, te mostramos algunas de las situaciones que, según los expertos en protocolo, se vuelven groseras cuando hay un celular de por medio.

Usar el celular a la hora de comer

La mayoría de la gente (un 81%, de acuerdo con un informe reciente de Ofcom) lo considera de mala educación. Pero muchos nos hemos visto más de una vez en esa situación. Incluso mirar la pantalla a la hora de cenar es inaceptable para muchos, sobre todo para quienes tienen más edad.

La falta de respeto la puedes estar iniciando en tu hogar y dando un mal ejemplo a tus hijos.

“Siempre deberían estar apagados y fuera de vista durante comidas, reuniones y fiestas”, dijo la experta en protocolo.

Escuchar música a alto volumen en el transporte público

Ese pequeño zumbido que se escucha a través del altavoz del teléfono móvil en el autobús, o en otros espacios públicos se conoce como sodcasting. Y se aplica a ver videos, jugar a videojuegos o escuchar música.

Pero aunque a la gran mayoría de las personas les molesta esa situación, sigue siendo bastante habitual.

Usar constantemente el celular cuando ves televisión con más gente

Esta norma parece estar sujeta a negociaciones. Cuatro de cada diez personas (un 41%) según Ofcom, usan el teléfono cuando están con su familia acurrucados en el sofá mientras ven la televisión.

Especialmente para quienes tienen más de 55 años, esto resulta un problema (al menos para el 62%). No tanto así para los adultos más jóvenes.

Prestar atención al teléfono cuando te están hablando

Estás en la caja registradora, pero hablando a la vez por teléfono, ¿cuelgas, dices con educación “buenos días” y colocas tu compra en la cinta, o sigues hablando como si nada?

Para muchos dependientes de comercio, recepcionistas y meseros esta situación es una fuente constante de frustración.

“Escribir mensajes y tener una conversación con alguien a la vez es de muy mala educación“, finalizó la experta en protocolo Diana Mather.

 
 

Compártelo en redes sociales