Dolar

6.96 / 6.86

|

peso arg

59.81

|

real

4.10

x

EN VIVO

04/12/2019 - 17:01

Tendencias

Abuela termina la primaria para ayudar a sus nietos con las tareas

Adelma Méndez obtuvo el promedio más alto de su clase, es madre de 7 hijos, abuela de 25 nietos y bisabuela de 18 niños

Salta, Argentina

Adelma Méndez, es una abuelita de 80 años que decidió terminar la escuela primaria para ayudar a sus nietos con las tareas. Para ella su familia lo es todo y dice que dedicarle tiempo a sus nietos y bisnietos la llena de vida.

“A pesar de mis años avanzados quise terminar la escuela”, dijo Adelma Méndez.

Adelma es madre de 7 hijos, abuela de 25 nietos y bisabuela de 18 niños, y se convirtió en un modelo a seguir para aquellos que sienten que todo es demasiado tarde.

La abuelita, oriunda del municipio de Salta, Argentina, reveló que el camino para finalizar los estudios no fue fácil. “Lo que más me costó fue lengua, por tener que volver a estudiar las reglas ortográficas”, confesó. Sin embargo, con orgullo contó que el esfuerzo y la voluntad fueron indispensables “tuve la oportunidad y lo hice. ¿Cómo no lo iba a hacer?”, dijo.

Adelma Méndez quería poder ayudar a sus nietos con las tareas, lo cual se dificultaba por los cortos estudios que había alcanzado en su infancia. “Apenas había terminado quinto grado, en mi vida me dediqué a criar a mis hijos y nietos”, comentó.

Entonces, cursó durante las noches en la iglesia de la ciudad de Orán y llegó a ser la abanderada con el promedio más alto del aula satelital Núcleo 1.

Adelma Méndez, es una abuelita de 80 años que decidió terminar la escuela primaria para ayudar a sus nietos con las tareas. Para ella su familia lo es todo y dice que dedicarle tiempo a sus nietos y bisnietos la llena de vida.

“A pesar de mis años avanzados quise terminar la escuela”, dijo Adelma Méndez.

Adelma es madre de 7 hijos, abuela de 25 nietos y bisabuela de 18 niños, y se convirtió en un modelo a seguir para aquellos que sienten que todo es demasiado tarde.

La abuelita, oriunda del municipio de Salta, Argentina, reveló que el camino para finalizar los estudios no fue fácil. “Lo que más me costó fue lengua, por tener que volver a estudiar las reglas ortográficas”, confesó. Sin embargo, con orgullo contó que el esfuerzo y la voluntad fueron indispensables “tuve la oportunidad y lo hice. ¿Cómo no lo iba a hacer?”, dijo.

Adelma Méndez quería poder ayudar a sus nietos con las tareas, lo cual se dificultaba por los cortos estudios que había alcanzado en su infancia. “Apenas había terminado quinto grado, en mi vida me dediqué a criar a mis hijos y nietos”, comentó.

Entonces, cursó durante las noches en la iglesia de la ciudad de Orán y llegó a ser la abanderada con el promedio más alto del aula satelital Núcleo 1.