Dolar

6.96 / 6.86

|

peso arg

56.66

|

real

4.14

x

EN VIVO

17/05/2019 - 16:00

Tendencias

Gato salva del coma a su dueña embarazada

Ella lo rescató de la vida callejera, y él se vuelve su fiel compañero, siempre alerta y vigilante 

Anna, es una joven mujer de 40 años que desde sus 22 sufre de diabetes y pese a sus esfuerzos por mantener su salud intervenida, a veces le resulta difícil llevar el control.

Una noche tuvo un ataque de hipoglucemia, un shock insulínico, mientras dormía, entonces Priánik, su gato, sintió que algo andaba mal y se lanzó a morder a su dueña, empujándole con sus patitas la cara en un intento de despertarla y llamar su atención. Primero la mujer lo empujó y no le hizo caso, pero el felino estaba decidido y cada vez más agresivo, hasta que empezó a maullar desesperadamente, hasta arañarla.

Finalmente, Anna se despertó y solo en aquel momento se dio cuenta de la gravedad de su estado. Al medir enseguida su nivel de azúcar en la sangre, vio que estaba muy por debajo de lo normal. Si su fiel guardián no la hubiera despertado, ella pudo haber entrado en coma diabético.

Anna está embarazada y en pocos meses más, Prianik  tendrá más 'trabajo' con la llegada del nuevo miembro a la familia.

El gato de bellos tonos grises vivía en la calle y entró en la familia por casualidad cuando era aún pequeño. Entre sus 'hobbies' destacan el de viajar en coche, hasta el momento Priánik ha visitado Moscú, Sochi, Vólogda y hasta Helsinki junto con su dueña y el esposo de ésta. 

La vida es un bumerán, un día Anna salvó la vida Prianik  y ahora es él quien cuida de ella. 

Anna, es una joven mujer de 40 años que desde sus 22 sufre de diabetes y pese a sus esfuerzos por mantener su salud intervenida, a veces le resulta difícil llevar el control.

Una noche tuvo un ataque de hipoglucemia, un shock insulínico, mientras dormía, entonces Priánik, su gato, sintió que algo andaba mal y se lanzó a morder a su dueña, empujándole con sus patitas la cara en un intento de despertarla y llamar su atención. Primero la mujer lo empujó y no le hizo caso, pero el felino estaba decidido y cada vez más agresivo, hasta que empezó a maullar desesperadamente, hasta arañarla.

Finalmente, Anna se despertó y solo en aquel momento se dio cuenta de la gravedad de su estado. Al medir enseguida su nivel de azúcar en la sangre, vio que estaba muy por debajo de lo normal. Si su fiel guardián no la hubiera despertado, ella pudo haber entrado en coma diabético.

Anna está embarazada y en pocos meses más, Prianik  tendrá más 'trabajo' con la llegada del nuevo miembro a la familia.

El gato de bellos tonos grises vivía en la calle y entró en la familia por casualidad cuando era aún pequeño. Entre sus 'hobbies' destacan el de viajar en coche, hasta el momento Priánik ha visitado Moscú, Sochi, Vólogda y hasta Helsinki junto con su dueña y el esposo de ésta. 

La vida es un bumerán, un día Anna salvó la vida Prianik  y ahora es él quien cuida de ella.