Dolar

6.96 / 6.86

|

peso arg

59.81

|

real

4.10

x

EN VIVO

09/07/2019 - 17:20

Internacionales

Whisky provoca muerte de peces en el río Kentucky

45.000 barriles de Whisky Bourbon de la compañía Jim Beam que fueron destruidos por una explosión, van a parar a un río de EE.UU., causando una catástrofe ecológica 

Kentucky, Estados Unidos

El incendio registrado en una fábrica de whisky en EE.UU. comenzó el martes pasado y tuvo que ser controlado por los bomberos de cuatro ciudades, y se sospecha que pudo ser provocado por una lámpara, pero el condado aún no ha dado un dictamen definitivo. Este hecho ha causado un auténtico desastre ecológico. El contenido de hasta 45.000 barriles de 'bourbon' destruidos acabó en aguas del río Kentucky, terminando con la vida de miles de peces, según portavoz del Departamento de Pesca y Recursos de Vida Silvestre del estado citado por Courier Journal.

La presencia de alcohol redujo el nivel de oxígeno en el agua, lo que causó la muerte de los peces. La balsa de cadáveres y whisky, de 28 kilómetros de largo, fluye hacia el río Ohío. De momento, para saturar con oxígeno el agua en los cursos fluviales afectados se utilizan dispositivos de aireación.

No obstante, a pesar de parecer una crisis, esta no es la primera vez que ocurre un derrame de licor en la zona acuática de Kentucky, por lo que las autoridades están preparadas para actuar. El año pasado colapsaron dos destilerías. El estado produce 95% del bourbon de todo el mundo, según la Asociación de Destiladores de Kentucky. Ahora se encuentran calculando los daños y planeando estrategias para resarcir el deterioro medioambiental provocado por el derrame.

En cuanto a los peces muertos, dejarán que se descompongan de manera natural. El agua producto del whisky y los animales fallecidos no es dañina para las personas, han informado las autoridades. Mientras que Beam Suntory, empresa a la que pertenece el whisky Jim Beam, emitió un comunicad en el que explicó que con el fuego controlado y las personas a salvo, ahora se enfocarán en minimizar el impacto medioambiental que tuvo el derrame, pero aunque el fuego fue controlado, no se apagó por completo. Las autoridades y  los empresarios decidieron dejar que los barriles ardieran ya que así, el destilado tendría un efecto menos negativo cuando cayera en el agua del río.

 

El incendio registrado en una fábrica de whisky en EE.UU. comenzó el martes pasado y tuvo que ser controlado por los bomberos de cuatro ciudades, y se sospecha que pudo ser provocado por una lámpara, pero el condado aún no ha dado un dictamen definitivo. Este hecho ha causado un auténtico desastre ecológico. El contenido de hasta 45.000 barriles de 'bourbon' destruidos acabó en aguas del río Kentucky, terminando con la vida de miles de peces, según portavoz del Departamento de Pesca y Recursos de Vida Silvestre del estado citado por Courier Journal.

La presencia de alcohol redujo el nivel de oxígeno en el agua, lo que causó la muerte de los peces. La balsa de cadáveres y whisky, de 28 kilómetros de largo, fluye hacia el río Ohío. De momento, para saturar con oxígeno el agua en los cursos fluviales afectados se utilizan dispositivos de aireación.

No obstante, a pesar de parecer una crisis, esta no es la primera vez que ocurre un derrame de licor en la zona acuática de Kentucky, por lo que las autoridades están preparadas para actuar. El año pasado colapsaron dos destilerías. El estado produce 95% del bourbon de todo el mundo, según la Asociación de Destiladores de Kentucky. Ahora se encuentran calculando los daños y planeando estrategias para resarcir el deterioro medioambiental provocado por el derrame.

En cuanto a los peces muertos, dejarán que se descompongan de manera natural. El agua producto del whisky y los animales fallecidos no es dañina para las personas, han informado las autoridades. Mientras que Beam Suntory, empresa a la que pertenece el whisky Jim Beam, emitió un comunicad en el que explicó que con el fuego controlado y las personas a salvo, ahora se enfocarán en minimizar el impacto medioambiental que tuvo el derrame, pero aunque el fuego fue controlado, no se apagó por completo. Las autoridades y  los empresarios decidieron dejar que los barriles ardieran ya que así, el destilado tendría un efecto menos negativo cuando cayera en el agua del río.