Dolar

6.96 / 6.86

|

peso arg

54.80

|

real

4.00

x

EN VIVO

11/02/2019 - 09:27

Entró a bolivia con su carné

Descuartizador múltiple confesó: “Lloraba mucho y preguntaba por sus padres”

Gustavo Santos negó la denuncia de que se había llevado dinero de la casa de sus víctimas.

Santa Cruz, Bolivia

Gustavo Santos Vargas Arias (37) tras ser presentado ante los medios de comunicación este domingo, admitió que asesinó a la familia de bolivianos por motivos económicos además de revelar que arrebató la vida al niño dos días después que a sus padres porque lloraba mucho.

"Me debía dinero, nadie sabía nada de lo que hice; al niño lo maté dos días después de haber matado a sus padres. No sabía qué hacer, lloraba mucho y preguntaba por sus padres", declaró.

Sus víctimas Jesús Reynaldo (39), su esposa Irma Morante Sanizo (38), y el hijo de la pareja, Gian Abner Morante (8), habían desaparecido el 23 de septiembre y sus cuerpos fueron encontrados descuartizados envueltos en sacos plásticos, en una residencia en Itaquaquecetuba, en la región metropolitana paulista, el 8 de enero. Pericias del Instituto Médico Legal de San Pablo apuntaron que la pareja fue asesinada por estrangulamiento y su hijo por un golpe en la cabeza.

“No sabía qué hacer (con el niño), lloraba mucho en la noche, no sabía qué hacer, no quería matarlo por eso lo llevé donde mi esposa, para que se calmara y nada”, explicó en un breve contacto con la prensa y visiblemente tranquilo donde, además, destacó que su esposa no tenía conocimiento de lo que había hecho.

El homicida había alquilado la casa donde se hallaron los cuerpos el mismo día en que desapareció el grupo familiar. Después se hizo pasar por Irma, quien era la hermana de su esposa, para enviar mensajes a los familiares y despistar sobre la situación en la que se encontraban, donde supuestamente la mujer informaba que se había ido a vivir con su esposo e hijo a San Pablo.

El sujeto se encontraba prófugo y fue capturado en Santa Cruz el sábado, donde se había escondido alojándose en varios alojamientos y finalmente alquiló un ambiente con ayuda de un amigo. La triangulación de una llamada que hizo a un familiar permitió dar con su paradero y detenerlo a las 15.00 del sábado. Luego de cometer el crimen, Vargas ingresó caminando a Bolivia por Puerto Quijarro sin someterse a ningún control migratorio.

Gustavo permanecerá detenido en celdas de la Felcc, bajo estrictas medidas de seguridad, mientras se realizan los trámites de necesarios para que sea enviado a la Justicia de Brasil.

En Santa Cruz se hizo crecer el cabello, bigote y barba. Gustavo Santos negó la denuncia de que se había llevado dinero de la casa de sus víctimas, aunque las investigaciones hacen presumir que sí porque todo el tiempo que estuvo en Bolivia no trabajó.

Programación
dragón ball z

10:00

Dragón ball z

Voces de Bolivia

11:30

Voces de bolivia

los marquina

12:00

Los marquina

rastros de mentiras

13:00

Rastros de mentiras

rastros de mentiras

14:00

Rastros de mentiras

los marquina

17:00

Los marquina

Gustavo Santos Vargas Arias (37) tras ser presentado ante los medios de comunicación este domingo, admitió que asesinó a la familia de bolivianos por motivos económicos además de revelar que arrebató la vida al niño dos días después que a sus padres porque lloraba mucho.

"Me debía dinero, nadie sabía nada de lo que hice; al niño lo maté dos días después de haber matado a sus padres. No sabía qué hacer, lloraba mucho y preguntaba por sus padres", declaró.

Sus víctimas Jesús Reynaldo (39), su esposa Irma Morante Sanizo (38), y el hijo de la pareja, Gian Abner Morante (8), habían desaparecido el 23 de septiembre y sus cuerpos fueron encontrados descuartizados envueltos en sacos plásticos, en una residencia en Itaquaquecetuba, en la región metropolitana paulista, el 8 de enero. Pericias del Instituto Médico Legal de San Pablo apuntaron que la pareja fue asesinada por estrangulamiento y su hijo por un golpe en la cabeza.

“No sabía qué hacer (con el niño), lloraba mucho en la noche, no sabía qué hacer, no quería matarlo por eso lo llevé donde mi esposa, para que se calmara y nada”, explicó en un breve contacto con la prensa y visiblemente tranquilo donde, además, destacó que su esposa no tenía conocimiento de lo que había hecho.

El homicida había alquilado la casa donde se hallaron los cuerpos el mismo día en que desapareció el grupo familiar. Después se hizo pasar por Irma, quien era la hermana de su esposa, para enviar mensajes a los familiares y despistar sobre la situación en la que se encontraban, donde supuestamente la mujer informaba que se había ido a vivir con su esposo e hijo a San Pablo.

El sujeto se encontraba prófugo y fue capturado en Santa Cruz el sábado, donde se había escondido alojándose en varios alojamientos y finalmente alquiló un ambiente con ayuda de un amigo. La triangulación de una llamada que hizo a un familiar permitió dar con su paradero y detenerlo a las 15.00 del sábado. Luego de cometer el crimen, Vargas ingresó caminando a Bolivia por Puerto Quijarro sin someterse a ningún control migratorio.

Gustavo permanecerá detenido en celdas de la Felcc, bajo estrictas medidas de seguridad, mientras se realizan los trámites de necesarios para que sea enviado a la Justicia de Brasil.

En Santa Cruz se hizo crecer el cabello, bigote y barba. Gustavo Santos negó la denuncia de que se había llevado dinero de la casa de sus víctimas, aunque las investigaciones hacen presumir que sí porque todo el tiempo que estuvo en Bolivia no trabajó.