Dolar

6.96 / 6.86

|

peso arg

40.03

|

real

3.79

x

EN VIVO

20/02/2019 - 15:10

Deportes

Ejercitarse durante el embarazo ayuda tanto a la madre como al bebé

Hacer ejercicio durante el embarazo no solo prepara a la madre para el momento de dar a luz. También le brinda un estímulo positivo a su bebé

La realización de ejercicios durante el embarazo, ayudará a llevar adelante mes a mes y de una mejor manera este proceso a las futuras madres. Lo consiguen mediante variados movimientos que las van armonizando, tonificando y preparando para el momento del nacimiento de su bebé

Algunos estudios señalan que las mujeres que se ejercitan durante el embarazo tienen trabajos de parto más cortos, así como una rápida recuperación post parto. Por eso se hace necesario tener en cuenta todas las actividades que se puedan realizar, ya que estas le podrían ayudar a prepararse para dar a luz.

Antes de empezar a ejercitarse, deberás pensar algunas consideraciones para saber si puede comenzar a entrenar. Elegir bien qué clases del gimnasio te va mejor durante este periodo es lo más recomendable, así los aceptarás con naturalidad a lo largo de tu gestación.

Lo que generalmente debo preguntarme

1. ¿Tengo el visto bueno de mi médico? Para ello es necesario consultar al especialista o a su ginecólogo, para que te indique y asegure si estás en condiciones de poder ejercitarse durante el embarazo. Si el mismo es estable y si está fuera de cualquier tipo de riesgo.

Esto ayudará a saber si puedes comenzar a entrenar o no, ya que existen determinados ejercicios que no son aconsejables realizar por resultar peligrosos.

2. ¿Tengo una vida físicamente activa? De lo contrario, se sugiere la búsqueda y asesoramiento de un entrenador profesional o algún instructor certificado en gimnasia prenatal.

3. ¿Tengo buenas sensaciones durante y después del ejercicio? Aquí la recomendación sería escuchar tu cuerpo controlando las intensidades mediante pulsaciones o sensaciones de esfuerzo y evitar el entrenamiento enfocado en el rendimiento. 

¿Qué opciones tengo?

De bajo impacto

Ahora bien ¿Qué clases en concreto podría incorporar a su rutina?, por ejemplo si te gusta pedalear, estar en bicicleta sería una muy buena opción.

Las clases como RPM o Les Mills Sprint, son ejercicios con fases de alta intensidad, pero son autorregulables. Es decir, puedes entrenar según tus sensaciones.

Como punto a favor, son prácticas en las que no se tiene impacto. Sin embargo, hay una pequeña salvedad, y es que sólo le molestará al final de la maternidad.

Para los músculos con sabor

Si prefieres el entrenamiento muscular intenso, en este caso lo recomendable son las clases de Body Pump. Estos son ejercicios básicos que se realizan con barras y discos, sin saltar y sin cargar peso excesivo.

Te ayudará a seguir en forma y es beneficioso para el momento del parto. Eso sí, presta atención pues al final del embarazo podrías sentir molestias a nivel postural como: dolores de espalda, o dificultad para mover la barra. 

Si te encanta disfrutar de las clases de baile puedes elegir Shbam, que son ejercicios que combinan diferentes movimientos y pasos de baile. El ritmo que pongas y la intensidad dependerá de ti y seguramente no te aburrirás. 

Como una columna: La postura

Si buscas trabajo postural, lo recomendado es el Body Balance. Allí trabajará la fuerza estática, la flexibilidad, la postura y el equilibrio.

A medida que el embarazo avanza, puedes ir ajustando el entrenamiento a las opciones que se le ofrezcan. A continuación le presentamos algunos de los beneficios que aporta:

  • Prepara las articulaciones y el suelo pélvico para el parto.
  • Enseña a controlar los pujos del parto para que no causen daño al resto de las vísceras pélvicas (vejiga, matriz y recto), ni causar daño perineal.
  • Acondiciona el sistema cardiovascular (previniendo varices).
  • Disminuye la inflamación de las extremidades.
  • Fortalece la musculatura y promueve una mejor postura, aliviando los dolores asociados: lumbares, de cóccix, cintura, etc.
  • Ayuda a mantener un adecuado peso corporal.
  • Disminuye las complicaciones post-parto (prolapsos e incontinencias).
  • Provee relajación a mamá y bebé.
  • Ayuda a una rápida recuperación post-parto.

Sin duda alguna, mantener una actividad física durante el embarazo hará que el bebé reciba un estímulo emocional que proviene de la adrenalina de su mamá.

La práctica de ejercicio influirá positivamente en la función cardiovascular y la composición corporal durante y tras el embarazo tanto en la madre como en el recién nacido.