Dolar

6.96 / 6.86

|

peso arg

55.10

|

real

4.07

x

EN VIVO

19/07/2019 - 22:11

Tendencias

Se salvó de ser devorado por un tiburón blanco

El escualo, agarró y sacudió entre sus fauces al desprevenido buceador, que buscaba moluscos en un archipiélago de Nueva Zelandia

Val Croon, con 30 años experiencia como buzo, llevaba 15 minutos  bajo el agua, buscando moluscos que viven en los fondos marinos de Nueva Zelanda, cuando sintió que lo empujaron. "Fue como ser atropellado de espaldas por un tren de carga al que nunca viste acercarse", fueron sus palabras.

Por supuesto, no había tren alguno, era un gran tiburón blanco que de alguna manera lo había asido entre sus fauces y lo empezó a sacudir bajo el agua como si fuera una muñeca de trapo.

Como aún conservaba su gancho para moluscos en la mano, Croon golpeó contra la cola de la bestia hasta sentir que el pico se clavó en algo. Entonces, dándose la vuelta, tiró de aquel anzuelo con ambas manos. El tiburón lo soltó en seguida.

Fue después, al salir a la superficie, que Croon pudo percatarse de que el escualo solo había logrado hundir dientes en su mochila.

Tuvo inmensa suerte. Según Malcolm Francis, científico principal del Instituto Nacional de Investigación del Agua y la Atmósfera de Nueva Zelanda, los grandes blancos comienzan por lo general a cazar mamíferos marinos, como focas y delfines, solo cuando alcanzan unos tres metros de longitud, justamente el tamaño en que representan un riesgo también para los humanos.

Para Croon, de 45 años, es el segundo ataque de tiburón al que ha sobrevivido, el primero ocurrió en 1993 y esta seguro que no quiere un tercer encuentro.

Programación
Cocineros Bolivianos

03:00

Cocineros bolivianos

mujeres rompiendo el silencio

05:00

Mujeres rompiendo el silencio

el mañanero

06:00

El mañanero

La Familia Ingalls

09:00

La familia ingalls

Cocineros Bolivianos

10:00

Cocineros bolivianos

dragón ball z

12:00

Dragón ball z

Val Croon, con 30 años experiencia como buzo, llevaba 15 minutos  bajo el agua, buscando moluscos que viven en los fondos marinos de Nueva Zelanda, cuando sintió que lo empujaron. "Fue como ser atropellado de espaldas por un tren de carga al que nunca viste acercarse", fueron sus palabras.

Por supuesto, no había tren alguno, era un gran tiburón blanco que de alguna manera lo había asido entre sus fauces y lo empezó a sacudir bajo el agua como si fuera una muñeca de trapo.

Como aún conservaba su gancho para moluscos en la mano, Croon golpeó contra la cola de la bestia hasta sentir que el pico se clavó en algo. Entonces, dándose la vuelta, tiró de aquel anzuelo con ambas manos. El tiburón lo soltó en seguida.

Fue después, al salir a la superficie, que Croon pudo percatarse de que el escualo solo había logrado hundir dientes en su mochila.

Tuvo inmensa suerte. Según Malcolm Francis, científico principal del Instituto Nacional de Investigación del Agua y la Atmósfera de Nueva Zelanda, los grandes blancos comienzan por lo general a cazar mamíferos marinos, como focas y delfines, solo cuando alcanzan unos tres metros de longitud, justamente el tamaño en que representan un riesgo también para los humanos.

Para Croon, de 45 años, es el segundo ataque de tiburón al que ha sobrevivido, el primero ocurrió en 1993 y esta seguro que no quiere un tercer encuentro.