Dolar

6.96 / 6.86

|

peso arg

59.67

|

real

4.18

x

EN VIVO

05/04/2019 - 21:20

Salud y belleza

Psiconutrición: cuando la psicología te ayuda a perder peso

Descubrir cuál es el origen de la dieta que consumimos es una arista de la salud que es muy poco explorada. Pero la tendencia de mezclar la psicología con la nutrición, abre el espectro de la frase "mente sana, cuerpo sano"

Cuando nos ponemos a dieta, solemos plantearnos únicamente la parte física de este proceso y la que concierne a nuestra alimentación, la comida que comemos, la que no comemos, las grasas, carbohidratos, calorías, nutrientes, macronutrientes y etc. que consumimos durante el tiempo que dura la dieta.

Posiblemente, pensaremos también en nuestro nivel de actividad física, en apuntarnos al gimnasio o salir a caminar todos los días de la semana. Sin embargo, la mayoría de nosotros no pensamos o no nos planteamos las implicaciones psicológicas que cambiar nuestra alimentación puede llegar a tener.

La psicología cada vez más importante en una buena nutrición

Tal y como indica la Asociación Americana de Psicología (APA), tener ayuda de un psicólogo puede ser un punto clave a la hora de intentar perder peso. No es de extrañar cuando sabemos que, en ocasiones, nuestra alimentación, nuestros antojos e, incluso, nuestra sensación de hambre, no solo tienen un origen físico, sino que también puede tenerlo emocional.

Por tanto, se ha vuelto común que muchos centros nutricionales están incorporando en su equipo a psicólogos especializados en alimentación, para poder llevar a cabo un trabajo multidisciplinario.

Así, centros como el conocido Aleris en España, dónde atienden nutricionistas conocidos como Aitor Sánchez (@midietacogea), ya ofrecen este servicio. Ellos mismos explican el motivo en su página web de forma sencilla: la colaboración entre nutricionistas y psicólogos les permite abordar la salud desde una perspectiva integral, pero además es de ayuda para facilitar los cambios de conducta y los problemas expresados con relación a la comida.

Cuando nos ponemos a dieta, solemos plantearnos únicamente la parte física de este proceso y la que concierne a nuestra alimentación, la comida que comemos, la que no comemos, las grasas, carbohidratos, calorías, nutrientes, macronutrientes y etc. que consumimos durante el tiempo que dura la dieta.

Posiblemente, pensaremos también en nuestro nivel de actividad física, en apuntarnos al gimnasio o salir a caminar todos los días de la semana. Sin embargo, la mayoría de nosotros no pensamos o no nos planteamos las implicaciones psicológicas que cambiar nuestra alimentación puede llegar a tener.

La psicología cada vez más importante en una buena nutrición

Tal y como indica la Asociación Americana de Psicología (APA), tener ayuda de un psicólogo puede ser un punto clave a la hora de intentar perder peso. No es de extrañar cuando sabemos que, en ocasiones, nuestra alimentación, nuestros antojos e, incluso, nuestra sensación de hambre, no solo tienen un origen físico, sino que también puede tenerlo emocional.

Por tanto, se ha vuelto común que muchos centros nutricionales están incorporando en su equipo a psicólogos especializados en alimentación, para poder llevar a cabo un trabajo multidisciplinario.

Así, centros como el conocido Aleris en España, dónde atienden nutricionistas conocidos como Aitor Sánchez (@midietacogea), ya ofrecen este servicio. Ellos mismos explican el motivo en su página web de forma sencilla: la colaboración entre nutricionistas y psicólogos les permite abordar la salud desde una perspectiva integral, pero además es de ayuda para facilitar los cambios de conducta y los problemas expresados con relación a la comida.