CONOCE A LUISITO - CLIC AQUÍ

EN VIVO

15/06/2019 - 09:00

Internacionales

Misterio rodea la muerte de turistas en República Dominicana

En las últimas dos semanas han salido a la luz las muertes de cinco viajeros estadounidenses mientras pasaban sus vacaciones en la isla

República Dominicana es uno de los destinos turísticos preferidos en América. Sin embargo, las alarmas turísticas están encendidas, pues en la última semana han muerto cinco estadounidenses en extrañas circunstancias durante sus vacaciones en la isla. 

Dadas las similitudes de sus muertes, sus familiares han sugerido que hay relación entre ellas y han levantado sospechas respecto a los centros vacacionales en los que fallecieron. Por su parte, las autoridades de Estados Unidos intentan descifrar qué hay detrás de estas muertes, pero las respuestas son igual de confusas. De hecho, llama la atención que las muertes se han producido no solo en un hotel, sino en varios.

Leila Cox, de 53 años, fue la última víctima de este misterioso episodio. La mujer murió este martes en Punta Cana tras avisarle a su hijo que se sentía enferma. Nauseas y mareo fueron los síntomas que presentó antes de su deceso. 

William, el hijo de la mujer, contó que la familia siempre se opuso al viaje ya que en las últimas semanas habían trascendido otras muertes de turistas en República Dominicana. Pero la mujer no hizo caso y viajó igual. 

Miranda Schaup-Werner, de 41 años, reservó una habitación con su esposo en el hotel Luxury Bahía Príncipe Bouganville. Ella perdió la conciencia el mismo día que llegó, después de salir al balcón. Ni su marido ni el equipo médico del hotel pudieron reanimarla. 

Los otros dos fallecidos fueron Cynthia Day, de 49 años, y Edward Holmes, de 63 años, quienes se hospedaban en un hotel adyacente, el Grand Bahía Príncipe La Romana. El personal del establecimiento encontró a la pareja de Maryland muerta en su habitación el 30 de mayo. 

Mientras que en abril de este año, Robert Wallace se sintió mal en el Hard Rock Hotel & Casino Punta Cana, donde estaba hospedado para asistir a una boda, y falleció. La familia del hombre de 67 años afirmó que se empezó a sentir mal después de beber whisky del minibar del hotel.

Las cuatro víctimas murieron por fallos respiratorios y edemas pulmonares, según la oficina del fiscal local. Schaup-Werner también sufrió un paro cardíaco.

Las investigaciones continúan y las autoridades estadounidenses no pararán hasta llegar al fondo de estos acontecimientos lamentables y a la vez misteriosos.