EN VIVO

Internacionales

Niñas denuncian tráfico sexual contra la etnia rohingya: "Ya no recuerdo cómo jugar"

Red Uno Bolivia.- La crítica situación en campos de refugiados en Bangladesh, está obligando a las niñas adolescentes de la etnia rohingya a salir en busca de una mejor vida, pero lamentablemente caen en manos de traficantes sexuales que las obligan a prostituirse. Esta es una arista de una tragedia: Más 700.000 rohingyas han huido desde el año pasado de la matanza sistemática contra esta etnia.

Según la investigación de la BBC, los extranjeros buscan estas redes ilegales para conseguir contactos sexuales y de esta manera tienen acceso a las menores de edad que en su mayoría huye del conflicto en Myanmar y que ahora enfrentan una nueva amenaza.

Una terrible historia

Anwara, de 14 años, intentó escapar luego de que sus padres fueron asesinados, pero le fue imposible mejorar su condición de vida, porque al aceptar ayuda errónea, fue trasladada a la ciudad más próxima, Cox’s Bazar “Unas mujeres vinieron en una camioneta. Me preguntaron si iría con ellas”, “Poco después me trajeron a dos chicos. Ellos me mostraron un cuchillo y me pegaron en el estómago y me dieron una golpiza porque yo no estaba cooperando. Entonces me violaron. Yo no quería tener relaciones sexuales, pero ellos lo hicieron de todas formas“, relata.

En el caso de Masuda, también de 14 años, cuenta cómo fue su caso en el tráfico de personas “Yo sabía lo que me iba a ocurrir. Todo el mundo sabe que la mujer que me ofreció trabajo obliga a las personas a tener relaciones sexuales. Ella es una rohingya que ha estado aquí durante mucho tiempo, la conocemos. Pero yo no tenía alternativa. No hay nada para mí aquí“.

Mi familia había desaparecido. Yo no tengo dinero. Me había violado en Myanmar. Yo solía jugar en el bosque con mi hermano y mi hermana. Ahora ya no recuerdo cómo jugar“.

AFECTADOS

Mujeres y niños son la presa ideal del tráfico, para ser tentados a salir de su lugar y son sometidos a una vida de trabajo forzado, servidumbre sexual, empleados de servicio doméstico, en hoteles y trabajadores en cocinas.

INVESTIGACIÓN ENCUBIERTA

En su afán de llegar al origen del problema, la BBC en apenas 48 horas, consiguió los números de teléfonos de unos proxenetas locales y con conocimiento de la Policía, preguntaron si tenían chicas jóvenes para un extranjero, de preferencia a las rohingyas. “Tenemos muchachas jóvenes. Muchas. Pero ¿por qué quieres una rohingya? Ellas son las más sucias“, dijo un hombre.

Durante las negociaciones, los periodistas subrayaron que querían pasar la noche con las chicas inmediatamente y sorprendentemente empezaron a recibir una gran cantidad de fotografías de chicas entre 13 y 17 años de edad.

No retenemos a las chicas por mucho tiempo. La mayoría de los que las buscan son hombres de Bangladesh, pero ellos después se aburren. Las muchachas más jóvenes causan muchos problemas, así que nos deshacemos de ellas“, dijeron a los periodistas.

Posteriormente a ello, la policía con pruebas en mano, realizó una operación donde logró capturar a una persona que trasladó a 2 menores para ser entregadas a un “supuesto cliente”, mientras que una de las jóvenes fue enviada a una institución de protección social y la otra se negó a asistir a un refugio.

Por otro lado está la comercialización de menores por internet, donde existen grupos abiertos y cerrados de Facebook sirven como una plataforma para el funcionamiento a la sombra de la industria del sexo con menores.

Un usuario prolífico ofrecía una guía paso a paso sobre cómo aprovecharse de los niños, específicamente rohingyas, durante una crisis de refugiados.

Te puede interesar: La prostitución inunda la zona de la Radial 15

Tanto dentro como fuera de internet, la red de traficantes, proxenetas y transportistas siguen comerciando con mujeres y niños sometidos a explotación sexual en Bangladesh.