Dolar

6.96 / 6.86

|

peso arg

38.78

|

real

3.73

x

EN VIVO

11/02/2019 - 17:41

Policial

Descuartizador de familia boliviana puede ser condenado hasta 90 años

Gustavo Vargas (37) fue capturado el sábado en un domicilio de la Villa Primero de Mayo, y presentado el domingo ante los medios de comunicación.

Santa Cruz, Bolivia

Patricia Vega, abogada de la familia asesinada y descuartizada en Brasil, anunció este lunes que el autor de ese delito, Gustavo Santos Vargas, que fue detenido en la víspera en la ciudad de Santa Cruz, podría ser sentenciado a 90 años de cárcel en Brasil, por una condena acumulada.

"En Brasil al igual que en Bolivia la pena máxima por un delito es de 30 años, pero a diferencia de lo que pasa en este país es que allá él puede recibir una sentencia por el asesinato del padre, otra condena por feminicidio por la muerte de la madre y otra pena por la del niño y al final estas se acumulan", dijo antes de abordar un avión con destino a Sao Paulo, para tramitar el traslado del criminal confeso.

De acuerdo a las normas de Brasil, la máxima condena por asesinato es de 30 años y las sentencias son acumulables.

En la víspera, el autor de los crímenes ocurridos entre el 22 y 25 de diciembre, Gustavo Vargas, fue detenido por la Policía en una vivienda de la Villa Primero de Mayo, de la capital cruceña.

Vega dijo que también se está viendo la situación de otros dos cómplices que ayudaron a Vargas en su intento de deshacerse de los cuerpos, que están detenidos en Brasil.

"Me debía dinero (...) nadie sabía nada de lo que hice; al niño lo maté dos días después de haber matado a sus padres. No sabía qué hacer, lloraba mucho y preguntaba por sus padres", dijo el hombre cuando fue presentado ante los medios de comunicación.

Las víctimas, que estaban desaparecidas desde el 23 de diciembre, son Jesús Reynaldo Condori Sanizo, de 39 años, Irma Morante Sanizo, de 38 años, y Gian Abner Morante Condori, de 8 años de edad.

Los cuerpos llegaron Bolivia el pasado 15 de enero. Irma y Gian fueron enterrados en La Paz, mientras que Jesús Reynaldo fue sepultado en el municipio de Achacachi.