Dolar

6.96 / 6.86

|

peso arg

54.80

|

real

4.00

x

EN VIVO

11/02/2019 - 12:52

Internacionales

Princesa intentó escapar de Dubai y no se supo más de ella

Tras un cinematográfico intento de fuga junto a una profesora finlandesa de capoeira y un ex espía francés.

Dubai

La princesa conocida como Sheikha Latifa no había dejado Dubai, el rutilante emirato gobernado por su padre, en 18 años. Sus solicitudes de viajar y estudiar en otros lugares habían sido rechazadas. Le habían quitado el pasaporte. Los apartamentos de sus amigas estaban prohibidos para ella, su palacio prohibido para ellas.

A los 32 años, sheikha Latifa bint Mohammed al-Maktoum no iba a ninguna parte sin un celoso escolta.

"No hay justicia aquí", dijo en un video que grabó en secreto el año pasado. "Especialmente si eres mujer, tu vida es muy desechable".

Así fue que, con un sacudón sorpresivo, sus amigos en el extranjero leyeron un mensaje de WhatsApp de ella el pasado marzo en el que anunciaba que se había ido de Dubai "para siempre".

"Tengo una sensación muy incómoda", respondió uno de ellos, un buzo estadounidense llamado Chris Colwell. "Es esto real", agregó. "Dónde estás."

"Libre", respondió ella. "Y vendré a verte pronto". Añadió un emiticón de un corazón.

Su escape, planeado durante varios años con la ayuda de una entrenadora de la capoeira finlandesa y un autoproclamado ex espía, duró menos de una semana.

A los pocos días de zarpar en el océano Índico en el yate del ex agente francés, rumbo a la India y luego a los Estados Unidos, la sheikha se quedó en silencio. No se la ha visto desde entonces, excepto en algunas fotos publicadas en diciembre por su familia, que dice que está a salvo en casa después de sobrevivir a lo que dijeron que fue un secuestro.

Sin embargo, gracias al video que hizo antes de huir, la cara y la voz de la jequesa se han extendido por todo el mundo, captando más de 2 millones de visitas en YouTube, estimulando la ávida cobertura de noticias y estropeando la imagen de Dubai como una capital mundial de ostentación y comercio como un graffiti.

Al igual que las mujeres jóvenes que han huido del restrictivo régimen de Arabia Saudita, la Sheikha Latifa se ha asegurado de que nadie pueda olvidar cuán pocas libertades se asignan a las mujeres en las sociedades más conservadoras de Medio Oriente, o lo costoso que puede ser desafiar al gobernante de Dubai.

A pesar de todos sus mega shoppings, su alta cocina y sus vertiginosos rascacielos, Dubai cambia repentinamente de lugar de recreo internacional a estado policial represivo. Ha llamado la atención en Occidente por detener a extranjeros por tomarse de la mano en público y beber alcohol sin licencia.

El año pasado, fue ampliamente condenado por retener a un académico británico, Matthew Hedges, después de acusarlo de ser un espía británico. En los últimos años, las autoridades también han intensificado la represión de la disidencia interna.

"No importa si usted es un ciudadano emiratí común o un miembro de la familia real o un inmigrante de un aliado cercano como el Reino Unido", dijo Hiba Zayadin, investigadora de Human Rights Watch. "Si estás dañando esa imagen cuidadosamente confeccionada", agregó, "enfrentarás las consecuencias".

A lo largo de los 39 minutos crudos del video, con voz compuesta y contundente, Sheikha Latifa describió en un inglés fluido su vida de privilegio restringido y esperanzas atrofiadas. Ella estaba esperanzada en que cambiara si pudiera conseguir asilo político en los Estados Unidos.

"No sé cómo, cómo me sentiré, solo al levantarme por la mañana y pensar 'puedo hacer lo que quiera hoy'", dijo. "Eso será un sentimiento tan nuevo, diferente. Será increíble".

Temiendo por su vida si la atrapaban, dijo que estaba grabando el video en caso de que fallara. "No me llevarán de vuelta con vida", dijo. "Eso no va a suceder. Si no salgo con vida, al menos hay un video".

Sheikha Latifa enfrentó por primera vez las rígidas restricciones después de que su hermana fallara en un intento de fuga años antes.

Cuando tenía 14 años, su hermana mayor, Shamsa, escapó de los guardias de seguridad de su familia en un viaje a Inglaterra. Allí, su padre, el jeque Mohammed bin Rashid al-Maktoum, el gobernante de Dubai y primer ministro de los Emiratos Árabes Unidos, posee una gran finca y un destacado stud de caballos de sangre pura de carrera, Godolphin.

Las noticias en ese momento dijeron que la custodia emiratí finalmente rastreó a Shamsa en una calle de Cambridge, obligándola a subir a un automóvil. Cuando un detective de Scotland Yard comenzó a investigar su caso como un secuestro, las autoridades de Dubai se negaron a permitir que la entrevistara. El caso acabó allí.

 

 

Programación
dragón ball z

10:00

Dragón ball z

Voces de Bolivia

11:30

Voces de bolivia

los marquina

12:00

Los marquina

rastros de mentiras

13:00

Rastros de mentiras

rastros de mentiras

14:00

Rastros de mentiras

los marquina

17:00

Los marquina

La princesa conocida como Sheikha Latifa no había dejado Dubai, el rutilante emirato gobernado por su padre, en 18 años. Sus solicitudes de viajar y estudiar en otros lugares habían sido rechazadas. Le habían quitado el pasaporte. Los apartamentos de sus amigas estaban prohibidos para ella, su palacio prohibido para ellas.

A los 32 años, sheikha Latifa bint Mohammed al-Maktoum no iba a ninguna parte sin un celoso escolta.

"No hay justicia aquí", dijo en un video que grabó en secreto el año pasado. "Especialmente si eres mujer, tu vida es muy desechable".

Así fue que, con un sacudón sorpresivo, sus amigos en el extranjero leyeron un mensaje de WhatsApp de ella el pasado marzo en el que anunciaba que se había ido de Dubai "para siempre".

"Tengo una sensación muy incómoda", respondió uno de ellos, un buzo estadounidense llamado Chris Colwell. "Es esto real", agregó. "Dónde estás."

"Libre", respondió ella. "Y vendré a verte pronto". Añadió un emiticón de un corazón.

Su escape, planeado durante varios años con la ayuda de una entrenadora de la capoeira finlandesa y un autoproclamado ex espía, duró menos de una semana.

A los pocos días de zarpar en el océano Índico en el yate del ex agente francés, rumbo a la India y luego a los Estados Unidos, la sheikha se quedó en silencio. No se la ha visto desde entonces, excepto en algunas fotos publicadas en diciembre por su familia, que dice que está a salvo en casa después de sobrevivir a lo que dijeron que fue un secuestro.

Sin embargo, gracias al video que hizo antes de huir, la cara y la voz de la jequesa se han extendido por todo el mundo, captando más de 2 millones de visitas en YouTube, estimulando la ávida cobertura de noticias y estropeando la imagen de Dubai como una capital mundial de ostentación y comercio como un graffiti.

Al igual que las mujeres jóvenes que han huido del restrictivo régimen de Arabia Saudita, la Sheikha Latifa se ha asegurado de que nadie pueda olvidar cuán pocas libertades se asignan a las mujeres en las sociedades más conservadoras de Medio Oriente, o lo costoso que puede ser desafiar al gobernante de Dubai.

A pesar de todos sus mega shoppings, su alta cocina y sus vertiginosos rascacielos, Dubai cambia repentinamente de lugar de recreo internacional a estado policial represivo. Ha llamado la atención en Occidente por detener a extranjeros por tomarse de la mano en público y beber alcohol sin licencia.

El año pasado, fue ampliamente condenado por retener a un académico británico, Matthew Hedges, después de acusarlo de ser un espía británico. En los últimos años, las autoridades también han intensificado la represión de la disidencia interna.

"No importa si usted es un ciudadano emiratí común o un miembro de la familia real o un inmigrante de un aliado cercano como el Reino Unido", dijo Hiba Zayadin, investigadora de Human Rights Watch. "Si estás dañando esa imagen cuidadosamente confeccionada", agregó, "enfrentarás las consecuencias".

A lo largo de los 39 minutos crudos del video, con voz compuesta y contundente, Sheikha Latifa describió en un inglés fluido su vida de privilegio restringido y esperanzas atrofiadas. Ella estaba esperanzada en que cambiara si pudiera conseguir asilo político en los Estados Unidos.

"No sé cómo, cómo me sentiré, solo al levantarme por la mañana y pensar 'puedo hacer lo que quiera hoy'", dijo. "Eso será un sentimiento tan nuevo, diferente. Será increíble".

Temiendo por su vida si la atrapaban, dijo que estaba grabando el video en caso de que fallara. "No me llevarán de vuelta con vida", dijo. "Eso no va a suceder. Si no salgo con vida, al menos hay un video".

Sheikha Latifa enfrentó por primera vez las rígidas restricciones después de que su hermana fallara en un intento de fuga años antes.

Cuando tenía 14 años, su hermana mayor, Shamsa, escapó de los guardias de seguridad de su familia en un viaje a Inglaterra. Allí, su padre, el jeque Mohammed bin Rashid al-Maktoum, el gobernante de Dubai y primer ministro de los Emiratos Árabes Unidos, posee una gran finca y un destacado stud de caballos de sangre pura de carrera, Godolphin.

Las noticias en ese momento dijeron que la custodia emiratí finalmente rastreó a Shamsa en una calle de Cambridge, obligándola a subir a un automóvil. Cuando un detective de Scotland Yard comenzó a investigar su caso como un secuestro, las autoridades de Dubai se negaron a permitir que la entrevistara. El caso acabó allí.