Dolar

6.96 / 6.86

|

peso arg

59.95

|

real

4.13

x

EN VIVO

16/07/2019 - 08:12

Internacionales

Matan a decenas de mujeres y niños por venganza

Un ataque violento se llevó decenas de personas, asesinadas por miembros de clanes rivales.

Papúa Nueva Guinea

El crimen fue calificado como el "peor asesinato por venganza" en la historia de Papúa Nueva Guinea, donde no se conocen precedentes de este cariz, según el ministro de Policía, Bryan Kramer. El saldo fue más de 30 mujeres y niños en la provincia de Hela, conmocionó a la población de este país de Oceanía.

Kramer visitó la localidad de Tari para evaluar la situación. En este territorio diferentes acciones se han llevado la vida de decenas de personas, asesinadas por miembros de clanes rivales. En un principio, el motivo de la masacre no parecía claro, aunque tras la visita Kramer informó de que parecía que los clanes en guerra habían dado el paso de atacar a mujeres y niños después de que la anciana madre de un líder de una de las tribus en conflicto fuese asesinada en una acción anterior.

Así, el ministro de Policía anunció que, en total, en las diferentes represalias que habían tenido lugar perdieron la vida 23 mujeres, dos de ellas embarazadas, y nueve niños. Además, aseguró que aunque "las peleas tribales no son nuevas en Papúa Nueva Guinea y en los últimos años se han vuelto más frecuentes en la región de las Tierras Altas", lo sucedido en las últimas semanas ha roto todas las reglas.

"Las reglas de enfrentamiento siempre han sido que las personas mayores, las mujeres y los niños quedaban fuera del conflicto", sostenía Kramer en una larga publicación de Facebook en la que ha tratado de dar respuesta a las motivaciones de los crímenes. También ha anunciado que a partir de ahora habrá presencia constante de fuerzas de seguridad en las aldeas afectadas para evitar nuevos actos de venganza y "prevenir la escalada de violencia".

Durante su visita a las poblaciones afectadas, el funcionario también ha compartido la imagen de un ciudadano llamado Oli, que ha perdido a su esposa y a sus hijos y a un total de nueve familiares en estos crímenes y que ha anunciado que renunciaba a la venganza y dejaba el asunto en manos el Gobierno, que debía encargarse de llevar a los responsables ante la Justicia.

Programación
No Pierdas El Dinero

17:30

No pierdas el dinero

notivisión

19:30

Notivisión

factor x

20:55

Factor x

Que no me pierda

22:30

Que no me pierda

Que no me pierda

00:00

Que no me pierda

problemas y soluciones

00:45

Problemas y soluciones

El crimen fue calificado como el "peor asesinato por venganza" en la historia de Papúa Nueva Guinea, donde no se conocen precedentes de este cariz, según el ministro de Policía, Bryan Kramer. El saldo fue más de 30 mujeres y niños en la provincia de Hela, conmocionó a la población de este país de Oceanía.

Kramer visitó la localidad de Tari para evaluar la situación. En este territorio diferentes acciones se han llevado la vida de decenas de personas, asesinadas por miembros de clanes rivales. En un principio, el motivo de la masacre no parecía claro, aunque tras la visita Kramer informó de que parecía que los clanes en guerra habían dado el paso de atacar a mujeres y niños después de que la anciana madre de un líder de una de las tribus en conflicto fuese asesinada en una acción anterior.

Así, el ministro de Policía anunció que, en total, en las diferentes represalias que habían tenido lugar perdieron la vida 23 mujeres, dos de ellas embarazadas, y nueve niños. Además, aseguró que aunque "las peleas tribales no son nuevas en Papúa Nueva Guinea y en los últimos años se han vuelto más frecuentes en la región de las Tierras Altas", lo sucedido en las últimas semanas ha roto todas las reglas.

"Las reglas de enfrentamiento siempre han sido que las personas mayores, las mujeres y los niños quedaban fuera del conflicto", sostenía Kramer en una larga publicación de Facebook en la que ha tratado de dar respuesta a las motivaciones de los crímenes. También ha anunciado que a partir de ahora habrá presencia constante de fuerzas de seguridad en las aldeas afectadas para evitar nuevos actos de venganza y "prevenir la escalada de violencia".

Durante su visita a las poblaciones afectadas, el funcionario también ha compartido la imagen de un ciudadano llamado Oli, que ha perdido a su esposa y a sus hijos y a un total de nueve familiares en estos crímenes y que ha anunciado que renunciaba a la venganza y dejaba el asunto en manos el Gobierno, que debía encargarse de llevar a los responsables ante la Justicia.