Cargando...
Cargando...
Cargando...

07/12/2023 - 20:08

Avasallamientos amenazan a las cigüeñas que habitan en El Curichi de San Carlos

Hay más de 300 hectáreas avasalladas por cultivos de arroz y soya. Comunarios continúan asentándose en esta área protegida ubica en el norte del departamento. 

Redacción

Alvaro Ayala

Foto: La Región
Cargando...

Cada año en época seca, en El Curichi, un humedal ubicado en Antofagasta, al norte del Municipio de San Carlos, en el departamento de Santa Cruz, se da un espectáculo de la naturaleza muy poco apreciado y protegido: el anidamiento masivo de cigüeñas de la especie Mycteria americana, o bato cabeza seca.

Las cigüeñas llegan hasta El Curichi a reproducirse y luego emigran para retornar al año siguiente y continuar con el ciclo de reproducción. Sin embargo, la vida y futuro de la Micterya americana o bato cabeza seca se encuentra amenazada por los constantes avasallamientos para dar paso a los cultivos de arroz, soya y caña de azúcar, que datan desde 2009 aproximadamente.

Román Justo Vitrón, consultor ambiental del municipio de San Carlos, explicó que el Área Protegida Reserva Municipal de Vida Silvestre El Curichi Las Garzas Antofagasta de San Carlos, fue creada el 20 de noviembre de 2015 mediante Ley municipal N° 63/2015, con una superficie de 1247 hectáreas.

Vitrón confirmó que son más de 300 hectáreas avasalladas por cultivos de arroz y soya, donde comunarios colindantes al área han continuado la deforestación, pese a las denuncias realizadas.

Cargando...

“Hay cultivos de soya listos para cosechar, más arados con arroz sembrado, chaqueos nuevos y hasta algunas viviendas, hay asentamiento humano latente”, manifestó.

Apuntó a las autoridades municipales de San Carlos por "deslindar su responsabilidad" ante estos avasallamientos, ya que desde que empezó la actual gestión, asegura que los comunarios habrían ingresado al área protegida con la finalidad de parcelarse el terreno.

Asimismo, indicó que una resolución del INRA que data de 2019, declara al área protegida como tierra fiscal no disponible. En la misma resolución en INRA señala, según Vitrón, que, de haber algún asentamiento en la zona, se debe iniciar una demanda ante un juzgado agroambiental y si hubo tala ilegal o desmonte, la denuncia correspondiente a la ABT.

“Este anidamiento de la Micterya americana no se lo ve en ninguna otra región del norte integrado”, expresó el medioambientalista, a tiempo de señalar que también sentó su denuncia ante la Secretaría de Medio Ambiente de la Gobernación para que esta instancia verifique el daño ocasionado por los avasallamientos e iniciar la restauración de la flora y fauna del área protegida El Curichi.

whatsapp

Mira la programación en Red Uno Play

Cargando...
TEMAS RELACIONADOS
Cargando...
Cargando...