EN VIVO

08/10/2019 - 16:58

Internacional

Indígenas toman el Parlamento de Ecuador y piden la salida de Moreno

Miles de indígenas rechazan el fin de los subsidios decretado por el gobierno y la consecuente alza del precio de los combustibles. Lenín Moreno decidió trasladar la sede de gobierno a Guayaquil.

Ecuador

La crisis se agrava. Manifestantes indígenas tomaron este martes el edificio de la Asamblea Nacional (Parlamento) de Ecuador y exigían la salida del presidente Lenín Moreno, tras tirar abajo las verjas de seguridad que rodaban la sede.

La sede se encuentra cerca de un parque de Quito que servía este martes de lugar de concentración a unos 10.000 miembros de colectivos indígenas, en la víspera de una marcha con la que esperan la derogación de recientes medidas económicas o la salida del mandatario.

La toma de la sede parlamentaria se realizó en la calle Yaguachi de Quito, donde los manifestantes alcanzaron la plaza central compuesta por varios peldaños, desde la que se accede al edificio, ondeando banderas tricolores y de organizaciones de base, constató Efe.

El nutrido grupo de manifestantes logró romper el cerco de seguridad en la entrada principal del edificio y posteriormente un grupo de dirigentes, vestidos con ponchos y bastones llegaron al lugar donde se encontraba la fuerza pública, informó la emisora local Radio Calle.

Los dirigentes han solicitado a los manifestantes que mantengan la calma y no provoquen innecesariamente a las fuerzas de seguridad, y llegaron al lugar con las manos en alto.

Uno de ellos relató a la emisora que una vez que tomaron el hall del Parlamento, las fuerzas comenzaron a disparar gases lacrimógenos. También se escucharon varias detonaciones en la aledaña Avenida 6 de Diciembre, lugar en el que llegaron vehículos blindados antimotines.

En las inmediaciones del edificio también había miembros de la Policía Montada. Los disturbios y protestas en diferentes puntos del país se suceden desde el pasado jueves a raíz de medidas económicas adoptadas por el Gobierno como la retirada del subsidio a los combustibles.

La movilización indígena, que arrancó el fin de semana desde varias provincias, ha bloqueado decenas de vías y desatado violentos choques con los uniformados. En Quito varios miles copan dos céntricos puntos de la militarizada capital ecuatoriana.

 

También en la víspera hubo intentos de saqueo y ocupación de sedes oficiales, aunque la dirigencia de la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) tomó distancia de los desmanes y dijo que su protesta fue infiltrada.

“El gobierno nacional ha querido mancillar, ha querido manchar nuestra marcha diciendo que estamos haciendo actos vandálicos, actos de saqueo, actos de robo”, señaló Leonidas Iza, presidente del Movimiento Indígena y Campesino de la provincia andina de Cotopaxi.

 

 

La crisis se agrava. Manifestantes indígenas tomaron este martes el edificio de la Asamblea Nacional (Parlamento) de Ecuador y exigían la salida del presidente Lenín Moreno, tras tirar abajo las verjas de seguridad que rodaban la sede.

La sede se encuentra cerca de un parque de Quito que servía este martes de lugar de concentración a unos 10.000 miembros de colectivos indígenas, en la víspera de una marcha con la que esperan la derogación de recientes medidas económicas o la salida del mandatario.

La toma de la sede parlamentaria se realizó en la calle Yaguachi de Quito, donde los manifestantes alcanzaron la plaza central compuesta por varios peldaños, desde la que se accede al edificio, ondeando banderas tricolores y de organizaciones de base, constató Efe.

El nutrido grupo de manifestantes logró romper el cerco de seguridad en la entrada principal del edificio y posteriormente un grupo de dirigentes, vestidos con ponchos y bastones llegaron al lugar donde se encontraba la fuerza pública, informó la emisora local Radio Calle.

Los dirigentes han solicitado a los manifestantes que mantengan la calma y no provoquen innecesariamente a las fuerzas de seguridad, y llegaron al lugar con las manos en alto.

Uno de ellos relató a la emisora que una vez que tomaron el hall del Parlamento, las fuerzas comenzaron a disparar gases lacrimógenos. También se escucharon varias detonaciones en la aledaña Avenida 6 de Diciembre, lugar en el que llegaron vehículos blindados antimotines.

En las inmediaciones del edificio también había miembros de la Policía Montada. Los disturbios y protestas en diferentes puntos del país se suceden desde el pasado jueves a raíz de medidas económicas adoptadas por el Gobierno como la retirada del subsidio a los combustibles.

La movilización indígena, que arrancó el fin de semana desde varias provincias, ha bloqueado decenas de vías y desatado violentos choques con los uniformados. En Quito varios miles copan dos céntricos puntos de la militarizada capital ecuatoriana.

 

También en la víspera hubo intentos de saqueo y ocupación de sedes oficiales, aunque la dirigencia de la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) tomó distancia de los desmanes y dijo que su protesta fue infiltrada.

“El gobierno nacional ha querido mancillar, ha querido manchar nuestra marcha diciendo que estamos haciendo actos vandálicos, actos de saqueo, actos de robo”, señaló Leonidas Iza, presidente del Movimiento Indígena y Campesino de la provincia andina de Cotopaxi.